Brasil: cayó un alto jefe del PT y esperan más renuncias

Mundo

Brasilia (AFP, ANSA, EFE, Reuters, diarios locales) - En medio de nuevas y más serias denuncias de corrupción, que alcanzaron incluso a la mayor agrupación del Congreso, el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) -que está a punto de sellar un pacto para sumarse al gobierno-, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva presionó ayer con fuerza para que su Partido de los Trabajadores (PT) destituya a su cúpula directiva, logrando la salida de su secretario general, Silvio Pereira.

La dirección del PT mantendrá hoy una reunión de emergencia bajo una presión sin precedentes que lo empuja a emprender una purga más amplia de su dirigencia.

Además de la caída de Pereira -presentada como una « licencia» por un plazo no especificado-, uno de los acusados por las coimas presuntamente pagadas a legisladores aliados, están en juego los cargos del presidente partidario, José Genoino, y del tesorero, Delubio Soares.


En medio de una fuerte tensión política y financiera, el ministro de Trabajo, Ricardo Berzoini, salió ayer a reclamar en público la renuncia de Genoino, un tema divisivo dentro del partido. «Con todo respeto a su historia, a su compromiso político, creo que hasta es bueno para que el presidente Genoino pueda aclarar los hechos» fuera del cargo, dijo en entrevista a la radio «CBN».

«De cada diez personas (responsables del partido en el país) con las que hablé entre el domingo y el lunes, 8 o 9 están pidiendo la renuncia del presidente» del PT, afirmó el vicepresidente partidario,
Romenio Pereira.

• Préstamo

Hasta ayer, Genoino aseguraba, sin embargo, que no se irá y que no ha recibido presión alguna por parte de Lula: «No existe mi renuncia, no está en discusión». Al cierre de esta edición era ampliamente esperada también la dimisión de Soares.

Lo que cayó como una bomba sobre el PT el fin de semana fue la constatación de que
el presidente y el tesorero suscribieron en 2003 un préstamo por 2,4 millones de reales (un millón de dólares al cambio actual) con aval del publicista Marcos Valério, quien está en el centro de las denuncias de corrupción. Para peor, un informe de la revista «Veja» mostró también que Valério pagó una cuota del crédito.

Valério, que tuvo importantes contratos con el gobierno, fue acusado por el diputado Roberto Jefferson (del Partido Laborista Brasileño, PTB, aliado del gobierno) de haber sido el intermediario del PT que pagó presuntas «mensualidades» de 12.500 dólares a un centenar de parlamentarios a cambio de su apoyo a los proyectos del gobierno.

Recientemente se reveló que el empresario realizó en los últimos años millonarios retiros de dinero, pero el PT ha negado todas las acusaciones.

En tanto, las denuncias de coimas en el Poder Legislativo alcanzaron ayer al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), una agrupación centrista clave para el control de las votaciones en el Congreso que está a punto de sellar una alianza de gobierno con Lula.

La secretaria de Valério,
Fernanda Karina Somaggio, reveló el domingo a la noche a TV Globo que su ex patrón, sospechoso de ser «el hombre de las maletas» que llevaba los sobornos a Brasilia, tenía contactos frecuentes con José Borba, el líder del PMDB en la Cámara de Diputados.

Somaggio ya había dado datos que reforzaron las sospechas de que las coimas presuntamente pagadas por el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) a diputados aliados pasaban por Valério, socio de dos agencias de publicidad en Belo Horizonte.

Según Somaggio, Valério y Borba se telefoneaban «al menos una vez por semana» y se encontraron «tres o cuatro veces» en Brasilia. Añadió que el publicitario fue a una de esas reuniones con una maleta de dinero en un avión del Banco Rural, que, de acuerdo con las acusaciones, albergaba las cuentas de los sobornos.

Borba negó las acusaciones y dijo que nunca habló con Valério por teléfono y que nunca se había reunido con el publicitario en Brasilia. Sin embargo, el programa « Fantástico» de TV Globo reveló que el propio Valério, al ser interrogado la semana pasada por la policía federal, mencionó al dirigente del PMDB entre los políticos con quienes mantenía contactos.

Borba es partidario de la alianza de gobierno con Lula, un tema que divide al PMDB.

• Más denuncias

Para completar un cuadro muy delicado, el controvertido diputado Jefferson anunció que tiene «nuevas denuncias de grueso calibre» contra el ex jefe de la Casa Civil y hombre fuerte de Lula, José Dirceu. Este perdió a su mano derecha con la caída de Pereira, dijeron analistas.

«Tengo cosas reservadas que me guardé, pero que le voy a decir en la cara (a Dirceu) y para que las escuche Brasil», disparó. «José Dirceu es el jefe, la cabeza del sistema, el presidente real del PT», reiteró el parlamentario, entrevistado la noche del domingo por el Canal Libre de la red de televisión Bandeirantes.

Dejá tu comentario