Copa América en Brasil: juez de la Corte dio cinco días a Bolsonaro para que sustente decisión

Mundo

Ricardo Lewandowski dio un ultimátum al Gobierno federal debido a "la importancia del asunto y la emergencia de salud pública derivada de la pandemia". Ocurre luego de una demanda presentada por el Partido de los Trabajadores.

Un juez de la corte suprema de Brasil dio al presidente Jair Bolsonaro cinco días para presentar información sobre la decisión de última hora del gobierno de acoger la Copa América de fútbol a pesar de los continuos problemas del país con el COVID-19.

La solicitud del juez Ricardo Lewandowski se produjo en respuesta a una demanda presentada por el opositor Partido de los Trabajadores, que rechaza acoger el torneo dada la actual situación de salud en Brasil y sumió el destino del mayor evento deportivo de América Latina en la incertidumbre una vez más.

Bolsonaro había dicho el martes que su gobierno estaba de acuerdo con la organización de la Copa América este mes, después de que el anfitrión original, Argentina, desistió debido a un dramático deterioro de la pandemia de coronavirus en el país.

La noticia ocurre en un momento en el que Brasil está luchando para hacer frente a los estragos de un virus que ha matado a 462.791 personas, según las cifras del gobierno, y es el segundo país con más fallecidos por Covid-19 del mundo.

"Considerando la importancia del asunto y la emergencia de salud pública derivada de la pandemia de coronavirus, así como la urgencia que el caso requiere, se solicita información al presidente de la República dentro del plazo legal", escribió Lewandowski en una orden vista por Reuters.

En declaraciones a sus seguidores frente al Palacio de la Alvorada, Bolsonaro señaló que fue consultado el lunes por la Confederación Brasileña de Fútbol, habló con todos los ministros interesados y dio una respuesta positiva para realizar el torneo en el país.

"En lo que a mí y a todos los ministros respecta, incluido el de Salud, ya está acordado, habrá Copa América en Brasil", sostuvo Bolsonaro, quien atribuyó una campaña contra la celebración de la competición a sectores de la prensa que no se beneficiarán de la transmisión de los partidos.

La Copa América, que se jugará del 13 de junio al 10 de julio, se iba a celebrar por primera vez en la historia en dos sedes, Colombia y Argentina.

No obstante, una serie de protestas violentas hizo que Colombia perdiera la sede y días más tarde Argentina también desistió de la organización debido a una nueva ola de casos de COVID-19.

Brasil fue sede de la Copa América en 2019, cuando se consagró campeón, y del Mundial en 2014.

Todavía no se han anunciado oficialmente las ciudades en las que se jugarán los partidos, y la organización corre contra reloj para preparar un plan para las 10 selecciones que deberán viajar a Brasil a jugar el torneo continental.

Los partidos se jugarían sin público y Bolsonaro dijo que se seguirán los mismos protocolos sanitarios que se han aplicado en otros torneos continentales, como las copas Libertadores y Sudamericana.

"¿Han visto la Libertadores? ¿La Sudamericana? El viernes aquí habrá un partido de clasificación para el Mundial. Y nadie dice nada, no hay ningún problema", sostuvo Bolsonaro. "Los protocolos son los mismos".

Dejá tu comentario