Nuevo escenario político en Chile: Boric y Sichel sorprenden en las primarias

Mundo

Ambos candidatos moderados dieron el batacazo en las internas de la izquierda y la derecha. El país inicia un cambio generacional en su conducción política.

El joven diputado y exlíder estudiantil Gabriel Boric, y el independiente y exministro Sebastián Sichel, dieron el batacazo al ganar el domingo las primarias presidenciales de izquierda y derecha en Chile, respectivamente, dos candidaturas de cambio generacional y con visiones moderadas de centro.

Al 99,78% de los votos emitidos, Boric, representante del partido Convergencia Social, consiguió una irreversible victoria con un 60,42% de apoyo, derrotando al representante del Partido Comunista, Daniel Jadue, (39,58%) quien partía esta elección como favorito para ganarla.

"No le tengan miedo a la juventud para cambiar este país", dijo Boric -que se convierte con 35 años en el candidato presidencial más joven de la historia de Chile-, en el acto de celebración de su triunfo en Santiago.

"Chile fue la cuna del neoliberalismo, también será su tumba", apuntó en su discurso.

La victoria de Sichel (49,08%) en el campo de la derecha no es menos sorpresiva. Exministro de Desarrollo Social del gobierno de Sebastián Piñera, como candidato independiente corría con desventajas ante los otros postulantes, principalmente el exalcalde del exclusivo barrio de Las Condes, Joaquín Lavín (31,31%), de la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente (UDI).

"Ahora Chile Vamos es uno solo. Somos una coalición que se prepara para ganar la elección presidencial", dijo, de 43 años, en referencia al pacto de derecha del gobierno de Piñera, que desde el estallido social de octubre de 2019 sufrió una pérdida de popularidad que no ha podido remontar.

Quedaron fuera de esta primaria de centroizquierda la Democracia Cristiana, el Partido Socialista y el Partido Por la Democracia. Los socios en la Concertación, la exitosa coalición de partidos tradicionales de izquierda que gobernó Chile desde el fin de la dictadura de Augusto Pinochet en 1990, perdieron su histórico apoyo entre el electorado progresista tras el cambio social que vive el país desde 2019.

Las grandes perdedoras de la jornada fueron nuevamente las principales encuestas, que desde principio de año anticipaban una elección presidencial polarizada entre el derechista Lavín y el comunista Jadue.

https://twitter.com/sebastiansichel/status/1416933684586876930

https://twitter.com/gabrielboric/status/1416960237748297734

Hasta el último boletín se contabilizaban 2,85 millones de sufragios, equivalentes a 18,1% del padrón electoral, de casi 15 millones de personas.

El bloque Apruebo Dignidad recibía 56,4% de los votos totales y el oficialista Chile Vamos, 43,6%.

Boric se hizo conocido como exlíder de las manifestaciones estudiantiles que pidieron educación gratuita y de calidad desde el 2011. Es diputado desde el 2014 por la zona de Punta Arenas, en el sur de Chile, y en marzo pasado presentó su candidatura presidencial por su partido y el Frente Amplio, la coalición que conforma con otras tiendas de izquierda.

Los votantes debieron respetar estrictos protocolos sanitarios por la pandemia del coronavirus, que ya registra en el país casi 16 millones de contagios y más de 34.000 muertes.

De ese modo, tuvieron que asistir a sufragar con su cédula de identidad, barbijo, alcohol en gel y una lapicera azul para marcar el voto, además de evitar aglomeraciones, ya que el máximo por fila en cada mesa fue de solo 10 personas.

Únicamente se vieron filas afuera de los centros de votación en la tarde, lo que se explica por los aforos en el interior de los colegios y porque se fusionaron muchas mesas, previendo la baja participación ciudadana.

Muy temprano votó Piñera, y luego dijo a los periodistas que "al próximo presidente le van a tocar nuevas responsabilidades, expandir y no restringir las libertades, avanzar hacia una sociedad más justa, más inclusiva, fortalecer y no debilitar el progreso porque para poder tener mejor salud, mejor educación, mejor cultura, una mejor calidad de vida".

La presidenta de la Convención Constituyente, la mapuche Elisa Loncón, se abstuvo de participar y señaló a través de Twitter: "Siempre he votado como independiente, pero mientras esté en el cargo de presidenta de la Convención Constituyente mi opción es generar un ambiente de diálogo junto a todas las fuerzas sociales y políticas, por lo que hoy me abstendré. Que sea una gran jornada para la democracia que construyen los pueblos".

En estos comicios hubo solo dos primarias inscriptas, ya que este paso previo no es obligatorio para los partidos políticos.

Chile Vamos tenía cuatro candidatos en disputa: Lavín (UDI), Sichel (independiente), Briones (Evopoli) y Desbordes (Renovación Nacional).

En Apruebo Dignidad, en cambio, competían dos candidatos: Jadue, alcalde de la comuna capitalina de Recoleta y ficha del Partido Comunista (PC), y Boric, diputado militante de Convergencia Social (CS), partido miembro del Frente Amplio.

Temas

Dejá tu comentario