China aprueba reforma agrícola por la crisis

Mundo

Pekín (EFE, ANSA)- El Comité Central del Partido Comunista chino aprobó ayer una reforma considerada «histórica» en el sector agrícola, para aumentar las ganancias de millones de campesinos de su país e incrementar la demanda local ante la crisis financiera mundial.

La reforma rural fue anunciada por el presidente, Hu Jintao, en el marco de un plan para incrementar la producción y ganancias de los 740 millones de agricultores chinos, y aumentar de ese modo la actividad local.

La crisis que afecta a los mercados financieros del mundo puede «beneficiar a China» mientras «busca modificar su estructura económica luego de tres décadas de crecimiento», dijo Hu.

El sistema rural, manifestó el presidente al referirse al plan del que casi no trascendieron detalles, avanzará para mejorar las ganancias de los agricultores, que constituyen 55 por ciento de la población, reportó la agencia «Nueva China».

El presidente chino y secretario del partido dijo antes del inicio de la reunión que el objetivo de Pekín es avanzar en una modificación de los «contratos» de los agricultores para que puedan usar la tierra como si fuese de su propiedad.

Las normas de Pekín reconocen la propiedad privada para los residentes urbanos, mientras en áreas rurales la posesión de la tierra permanece con carácter colectivo.

«La clave es seguramente aumentar los réditos de la población agrícola», sostuvo Lu Xueyi, economista de la Academia de las Ciencias.«Se trata de un problema urgente en vista de la disminución de las exportaciones que será determinada por la recesión internacional», dijo Lu.

El Comité Central está compuesto por 204 miembros y se reúne una vez por año. China afronta la necesidad de aumentar la demanda interna ante la crisis mundial del sistema financiero, que produce una retracción en los niveles de exportaciones.

Hu había manifestado en Xiaogang, localidad de la provincia de Anhui, la primera región que introdujo los cultivos individuales en 1978, la necesidad de progresar para la creación de «instrumentos» que permitan la «transferencia de los contratos de gestión de la tierra».

La reforma no implicará la transferencia de la propiedad de la tierra en términos privados, pero podrán gestionar sus tareas con marcos similares. Una de las consecuencias, sostuvieron economistas chinos, será la posibilidad de crear sistemas para la tierra bajo un único gestor, para una explotación a gran escala y avanzar en la creación de empresas agroindustriales. La reforma, según «Nueva China», llevará en los próximo 12 años a duplicar las ganancias de los agricultores.

La misma reportó que, en el curso de los planes para la renovación de la economía, los 250 millones de agricultores chinos que se encontraban en pobreza «absoluta» pasaron a ser 15 millones en 2007. En las zonas rurales el promedio de las ganancias es inferior al de las ciudades, pero creció 9,5 por ciento en 2007 y se prevé que esa cifra sea de 6 por ciento este año.

Dejá tu comentario