Coronavirus: la verborragia de un ministro le cuesta a Bolsonaro la relación con China

Mundo

El ministro de Educación hizo un chiste racista y acusó a China de usar al coronavirus "para dominar al mundo". Pekín principal socio comercial de Brasil, estalló en ira.

Los ataques contra China por parte de un integrante del círculo íntimo del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, agriaron de nuevo el lunes las relaciones diplomáticas entre ambos países, luego que el ministro de Educación acusó a los fabricantes chinos de equipos médicos de beneficiarse de la pandemia de coronavirus.

El ministro Abraham Weintraub insinuó en una publicación de Twitter, que borró más tarde el domingo, que el coronavirus ayudará a China a "dominar el mundo". Asimismo, hizo referencia a un personaje de cómic con un impedimento en el habla para burlarse del acento chino.

El sábado pasado, el funcionario del gobierno de Bolsonaro publicó un tuit que recreó la popular historieta infantil Monica, donde habla uno de los personaje de la tira con fonética deformada.

A partir de la crisis del coronavirus "quien podrá saliL fortalecido?", se pudo leer.

Ministro Bolsonaro contra China

La Embajada de China en Brasil, que ya se enfrentó el mes pasado con un hijo de Bolsonaro por comparar el manejo de Pekín de la enfermedad con el papel de la Unión Soviética en el desastre nuclear de Chernobyl, cargó contra Weintraub en un comunicado el lunes.

"Estas declaraciones completamente absurdas y despreciables, con un personaje racista y objetivos inexplicables, han provocado una influencia negativa en el desarrollo saludable de las relaciones bilaterales", tuiteó la embajada china temprano el lunes.

Embaixada da China no Brasil on Twitter

El Ministerio de Educación de Brasil declinó comentar la situación y Weintraub, en una entrevista radial, dijo que no es racista al tiempo que redobló sus ataques contra China por su manejo de la epidemia de coronavirus, acusando a los fabricantes del país asiático de obtener beneficios con la crisis.

El ministro cercano a Bolsonaro dijo que solo pediría perdón a cambio de una rebaja en los respiradores mecánicos para hospitales universitarios.

"Que manden mil respiradores a mis hospitales e iré a la embajada a decir 'soy un idiota'", afirmó en Radio Bandeirantes en la mañana del lunes.

La pandemia de coronavirus aumentó la presión en la relación de Brasil con China, su principal socio comercial y el mayor productor mundial de suministros médicos, y subrayó las profundas disensiones en el seno del gobierno de Bolsonaro.

Weintraub es uno de los asesores de Bolsonaro, al igual que sus hijos y el ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araújo, que piden un alineamiento más cercano a Estados Unidos y advierten sobre China, el principal comprador de productos agrícolas y mineral de hierro brasileños.

La semana pasada, el ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, dijo que China desestimó algunos pedidos de equipos brasileños cuando el gobierno estadounidense envió más de 20 aviones de carga al país para comprar los mismos productos.

Bolsonaro minimizó en múltiples ocasiones la peligrosidad del coronavirus como una "gripecita" y agudizó sus conflictos con los gobernadores por sus órdenes de distanciamiento social, a las que considera como un desastre económico.

Dejá tu comentario