El Covid-19 derrumbó la expectativa de vida en EEUU

Mundo

La esperanza de vida en Estados Unidos cayó en un año y medio en 2020 hasta 77,3 años, su nivel más bajo desde 2003, principalmente debido a las muertes causadas por la pandemia de covid-19, dijo un informe oficial.

Washington - La esperanza de vida en Estados Unidos cayó en un año y medio en 2020 hasta 77,3 años, su nivel más bajo desde 2003, principalmente debido a las muertes causadas por la pandemia de covid-19, dijo un informe oficial.

Se trata de la mayor disminución en un año desde la Segunda Guerra Mundial, cuando la esperanza de vida cayó 2,9 años entre 1942 y 1943, dijeron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), dependiente del Departamento de Salud.

“La esperanza de vida ha aumentado gradualmente cada año durante las últimas décadas”, dijo Elizabeth Arias, investigadora de los CDC que trabajó en el informe. “El declive que se dio entre 2019 y 2020 fue tan grande que nos devolvió a los niveles que teníamos en 2003. Es como si hubiéramos perdido una década”.

Las muertes por covid-19 contribuyeron en casi tres cuartas partes al fenómeno, precisamente un 74%, mientras que las sobredosis de drogas fueron el segundo factor de incidencia.

El Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) de los CDC publicó la semana pasada datos provisionales que muestran que las muertes por sobredosis en Estados Unidos aumentaron casi un 30% el año pasado 2020.

El último informe de los CDC se basa en datos provisionales de mortalidad de enero a diciembre de 2020.

Las disparidades raciales, de género y étnicas empeoraron durante el período, según el informe. La esperanza de vida de la población afroestadounidense se redujo 2,9 años, a 71,8, en 2020, su mínimo desde 2000, mientras que la de los hombres hispanos bajó 3,7 años, a 75,3, el mayor descenso registrado en cualquier grupo. La disparidad en la esperanza de vida entre hombres y mujeres también aumentó en 2020, y ahora se espera que las mujeres vivan 80,2 años, o 5,7 años más que los hombres, seis meses más de lo previsto en 2019.

Los datos representan estimaciones tempranas basadas en certificados de defunción recibidos, procesados y codificados, pero aún no finalizados por el NCHS.

Temas

Dejá tu comentario