La salida de Raúl Castro deja inconcluso el giro económico

Mundo

La Habana - Raúl Castro, quien renunció a los 89 años como primer secretario del del Partido Comunista de Cuba, trabajó durante la mayor parte de su vida a la sombra de su hermano mayor, Fidel. Sin embargo, jugó un papel clave en la revolución de izquierda cubana en 1959, preservando el socialismo en la isla.

Su salida, que será oficializada hoy, pondrá fin a seis décadas de gobierno de los hermanos Castro.

Tras la caída de la Unión Soviética que llevó a Cuba a caer en picada económica y quedar políticamente aislada, reorientó el camino hacia reformas de mercado en una economía centralizada y buscó normalizar las relaciones con las potencias occidentales. Sin embargo, deja su cargo –en el que será reemplazado por el actual presidente, Miguel Díaz Canel– en medio de una crisis económica, que ha provocado escasez de bienes básicos y amenaza la universalidad del acceso a servicios de salud y educación gratuitos de calidad, considerados como unos de los logros más importantes de la revolución.

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump revirtió la distensión emprendida por Castro y el demócrata Barack Obama y endureció el embargo comercial de más de seis décadas.

Raúl y Ernesto “Che” Guevara fueron quienes convencieron a Fidel de buscar apoyo de la Unión Soviética. Sin embargo, Raúl Castro se lanzó a buscar reformas para alejar a Cuba de una economía de estilo soviético tras la caída del Muro de Berlín, que condujo a la isla a una crisis económica. Primero estableció empresas prósperas dentro de las fuerzas armadas, que ahora controlan gran parte de la economía. Luego se enfocó en reformas más amplias tras convertirse en presidente en 2008, expandiendo el sector privado, mientras buscó descentralizar instituciones estatales y abrió la economía a una mayor inversión.

“Raúl fue el presidente que abrió el proceso de actualización económica”, dijo el economista cubano Ricardo Torres, del Centro de Estudios de la Economía Cubana de la Universidad de La Habana. “Es un mérito suyo haber abierto esa puerta, pero tuvo muchos problemas de implementación y resultados modestos”, añadió.

“Los doce años de Raúl en el poder serán recordados por las políticas transformadoras que intentó llevar a cabo a pesar de la oposición concertada de la línea dura del régimen”, dijo Brian Latell, un exanalista de la CIA que ha escrito libros sobre ambos hermanos.

Agencia Reuters

Temas

Dejá tu comentario