Detiene EE.UU. a polémico opositor al régimen cubano

Mundo

Miami y La Habana (EFE, Reuters, AFP, ANSA) - El anticastrista Luis Posada Carriles, acusado de graves actos de terrorismo por el régimen de Fidel Castro, fue detenido ayer en Estados Unidos cuando se disponía a abandonar el país, informó el Departamento de Seguridad.

«Lo acaban de detener en una casa donde estaba recogiendo unas cosas para abandonar el país», manifestó Santiago Alvarez, empresario de origen cubano que ha coordinado los equipos legales del anticastrista en Panamá y EE.UU.

Posada, de 77 años, compareció ayer en una improvisada rueda de prensa en un almacén de Miami con varios medios de comunicación locales, entre ellos varias cadenas de televisión, horas después de conocerse que estaba en esa ciudad de Florida.

En tanto, el periódico «The Miami Herald» publicó una entrevista con él hecha el pasado miércoles en el centro financiero de la ciudad, en la que
negó haber participado en el atentado contra un avión cubano en 1976, en el que murieron 73 personas.

Venezuela y Cuba acusan a Posada Carriles de ser un terrorista internacional, y el gobierno de Hugo Chávez pidió la pasada semana su detención con fines de extradición a EE.UU. por el atentado terrorista contra una aeronave de Cubana de Aviación cuando sobrevolaba el archipiélago de Barbados.

Así, su presencia en EE.UU. suponía una seria complicación para la administración Bush, dividida entre las presiones de la poderosa comunidad anticastrista y su fidelidad a la guerra lanzada en el nivel internacional contra el terrorismo.

La cadena de televisión CNN informó ayer que agentes federales detuvieron a Posada Carriles en un barrio de Miami y transmitió imágenes en directo en las que se podía ver al anticastrista, escoltado por agentes federales, entrar en un helicóptero del Departamento de Seguridad Nacional.

• Libertad

En la entrevista publicada por «The Miami Herald», Posada Carriles confesó que las autoridades de EE.UU. no se estaban esforzando mucho por detenerlo y que podía moverse libremente en Miami, a donde había llegado, según aseguró al rotativo, en marzo, tras cruzar la frontera por Texas, procedente de México, gracias a los oficios de un grupo que introduce inmigrantes ilegales.

«Hay gente que me ha reconocido en supermercados, en consultas de médicos, en su mayoría personas de edad», afirmó casi en una provocación a la Casa Blanca.


Posada estuvo en paradero desconocido hasta ayer desde agosto pasado, cuando la entonces presidenta de Panamá, Mireya Moscoso, lo indultó junto a otros tres anticastristas en la víspera del fin de su mandato. El grupo fue acusado por el presidente cubano, Fidel Castro, de planear un atentado en su contra durante la X Cumbre Iberoamericana que se celebró en ese país, pero Posada y sus compañeros fueron condenados por delitos contra la seguridad del Estado, no por terrorismo. En tanto, el dictador cubano encabezó ayer una gigantesca «marcha» antiterrorista de un millón de personas en La Habana.

Dejá tu comentario