Ecuador: la Asamblea Nacional retomó el debate sobre la destitución de Lasso

Mundo

El Parlamento continúa analizando la posibilidad de poner fin al período del actual presidente, acusado por una parte de la oposición de empujar al país a la crisis actual. Una misión argentina, al mando de Juan Grabois, se encuentra en Quito y denunció graves violaciones a los derechos humanos.

La Asamblea Nacional de Ecuador debatía este domingo por segundo día consecutivo la posibilidad de destituir al presidente Guillermo Lasso, acusado por un sector opositor de provocar "la conmoción interna" que dejan dos semanas de protestas indígenas con al menos cinco muertos.

Luego de casi ocho horas de deliberaciones ayer, en las que participaron 30 de los 137 diputados que componen el parlamento, la sesión virtual fue aplazada para hoy por la tarde, por lo que se presume que la sesión se extenderá hasta más allá de la medianoche.

La bancada de Unión por la Esperanza, afín al expresidente socialista Rafael Correa (2007-2017), acusó a Lasso de la "grave crisis política y conmoción interna" que sacude al país desde el 13 de junio, con manifestaciones y bloqueos casi diarios.

Las manifestaciones, que comenzaron el 13 de junio, han dejado como saldo hasta el momento 5 civiles muertos y múltiples ataques contra la fuerza pública, con un saldo de más de 200 heridos hasta el momento.

Las protestas han empeorado la ya conflictiva relación de Guillermo Lasso con la Asamblea Nacional (parlamento), cuyos legisladores han bloqueado sus principales propuestas económicas, mientras lucha por contener la creciente violencia que atribuye a las bandas de narcotraficantes.

Por su parte, el presidente de Ecuador levantó este sábado el estado de excepción que regía en las seis provincias más afectadas por las protestas indígenas contra su gobierno. El mandatario decretó "la terminación del estado de excepción por grave conmoción interna en las provincias de Chimborazo, Tungurahua, Cotopaxi, Pichincha, Pastaza e Imbabura".

La Constitución de Ecuador permite a los legisladores destituir a los mandatarios y convocar elecciones si el país atraviesa una crisis política o disturbios masivos. "El país no da más", dijo a Reuters el asambleísta de UNES, Fausto Jarrín, al informar que realizarán el pedido formal para que se convoque a una reunión.

El Legislativo necesita 46 firmas de respaldo al pedido de destitución del mandatario para que se convoque un debate. Su destitución en sí requeriría el apoyo de 92 de los 137 legisladores de la Asamblea y el propio Guillermo Lasso también puede disolver la legislatura y convocar elecciones.

Misión argentina releva la situación de los derechos humanos en Ecuador

Una Misión de Solidaridad Internacional y Derechos Humanos de Argentina está en Ecuador para relevar durante algunos días situaciones de violaciones a los derechos humanos y elaborar luego un informe sobre la cuestión, en el marco de las protestas que protagonizan movimientos indígenas contra las políticas del gobierno.

Entre los integrantes del grupo que se encuentra relevando la situación en Quito, se encuentra el referente de Frente Patria Grande, Juan Grabois, quien afirmó que se constataron "asesinatos, torturas y desapariciones forzadas" en Ecuador.

juan grabois ecuador derechos humanos.jpg

"Hemos constatado asesinatos, torturas, desapariciones forzadas. Hemos podido escuchar declaraciones que automáticamente se convertían en una invitación a lo que podríamos denominar comandos civíles para que enfrenten por cuestiones de clase y de raza a los manifestantes", expresó Grabois en su intervención en el pleno de la Asamblea Nacional de Ecuador, ante los legisladores ecuatorianos.

El dirigente social también denunció haber recibido "un mensaje intimidatorio" por parte de la Policía ecuatoriana a través de Twitter y exhortó a que "todos los poderes del Estado tomen conciencia de la importancia de garantizar la paz", se informó en un comunicado.

En el reporte difundido por la Misión Internacional de Solidaridad y Observación de Derechos Humanos se informó de la constatación de violaciones a los derechos humanos, entre ellas, el asesinato de cinco personas a manos de las fuerzas represivas, "con el uso irregular de armas de disuasión de forma letal", que incluyeron disparos de perdigones e impactos de gases lacrimógenos "a corta distancia y en zonas vitales".

También se detalló que hubo 132 detenciones arbitrarias por "ejercer el derecho a la protesta"; "secuestro, persecución y planificación de atentados" en contra de la integridad de líderes indígenas y sociales; violación a las garantías judiciales y de acceso a la justicia de ciudadanos; negación de atención médica "por motivos raciales y anti-indigenistas"; y "censura y bloqueo mediático de la información", entre otras.

Dejá tu comentario