29 de agosto 2002 - 00:00

EE.UU.: procesan a altos directivos de WorldCom

Scott Sullivan, ex director de Finanzas del quebrado gigante WorldCom. Su procesamiento, decidido ayer, marca el inicio de la promesa ola de depuración en las grandes empresas acusadas de fraudes contables
Scott Sullivan, ex director de Finanzas del quebrado gigante WorldCom. Su procesamiento, decidido ayer, marca el inicio de la promesa ola de depuración en las grandes empresas acusadas de fraudes contables
Nueva York (Reuters, EFE, AFP) - Luego de que el presidente George W. Bush prometiera restaurar la confianza en las empresas y procesar a los ejecutivos inmorales tras los recientes escándalos que comenzaron el año pasado con el gigante energético Enron, el ex presidente de Finanzas de la compañía estadounidense de telecomunicaciones WorldCom Inc. fue procesado ayer en relación con un fraude de 7.680 millones de dólares que contribuyó a la bancarrota más grande de la historia de EE.UU.

Un gran jurado determinó el procesamiento de Scott Sullivan, de 40 años, después de que el 1 de agosto los fiscales federales que investigaban las irregularidades contables de la empresa presentaran cargos penales contra el ex ejecutivo.

Sullivan puede ser condenado a 25 años de cárcel y a pagar 2,25 millones de dólares de multa, aseguraron fuentes judiciales.

Los mercados bursátiles estadounidenses sufrieron en la última jornada la noticia del procesamiento de Sullivan, además de la revisión lanzada por el fabricante de telecomunicaciones canadiense Nortel, y Wall Street perdió 1,48% y la Bolsa electrónica NASDAQ 2,48%.

Es que se dieron a conocer documentos obtenidos por la Comisión de Investigación de la Cámara de Representantes, según los cuales el banco de inversiones distribuyó a los dirigentes de WorldCom una cantidad importante de acciones de empresas que iban a ser introducidas en la Bolsa, permitiéndoles así lograr beneficios significativos. La operadora de llamadas de larga distancia número dos de Estados Unidos declaró en julio la mayor bancarrota en la historia corporativa, al sucumbir ante deudas de 40.000 millones de dólares y un escándalo sobre sus registros contables.

• Proceso allanado

Con la decisión del gran jurado, compuesto por ciudadanos, se allanó el camino para que Sullivan sea juzgado en un tribunal federal de Manhattan. Según las leyes de Estados Unidos, el gran jura-do escucha a las partes de una acusación y luego determina si hay causa. El gran jurado también procesó a Buford Yates, ex director de contabilidad general de WorldCom.

Simultáneamente con el procesamiento de Sullivan, los fiscales federales presentaron notificaciones de que planean suministrar información que incrimina al ex contralor de WorldCom,
David Myers, y a dos de los empleados de contabilidad de la compañía.

Las notificaciones, en lugar de un procesamiento, se utilizan por lo general cuando los acusados piensan declararse culpables y están cooperando con la parte acusadora. Sin embargo, al cierre de esta edición, un portavoz de la Fiscalía de Manhattan no quiso hacer comentarios.

El procesamiento contra Sullivan y Yates los acusa de conspirar para realizar fraude de valores y de presentar declaraciones falsas ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés).

• Colaborador

A Myers, quien ya enfrentaba cargos, se le describió como un colaborador de la conspiración que no había sido procesado. El encausamiento también describe a dos empleados de contabilidad de WorldCom, Betty Vinson y Troy Normand, como colaboradores de la conspiración que no había sido procesado. Cuando Sullivan y Myers comparecieron ante la corte para enfrentar acusaciones previas relacionadas con el caso, ambos fueron liberados a través de garantías personales, que se fijaron en 10 millones de dólares para Sullivan y dos millones de dólares para Myers. En tanto, esta vez ambos tuvieron los pasaportes confiscados y recibieron restricciones de viaje.

Los cargos alegan que los acusados y los colaboradores en la conspiración iniciaron una operación ilegal en octubre de 2000 para esconder los gastos de WorldCom y artificial-mente inflar las ganancias con el fin de cumplir con las expectativas de Wall Street. Los documentos de la corte alegan que la operación duró hasta junio de 2002.
Como parte del plan, los acusados presuntamente ocultaron información de los auditores externos de la compañía, Andersen, y de la SEC. La compañía despidió a Sullivan en julio, tras acusarlo de orquestrar la debacle de contabilidad. El presidente ejecutivo de la compañía, Bernie Ebbers, renunció en abril bajo presión.

Dejá tu comentario

Te puede interesar