EE.UU. y Canadá presionan por una pesquisa profunda sobre el avión siniestrado

Mundo

La Casa Blanca exigió cooperación a Teherán, que se negó a entregar la cajas negras del Boeing, mientras que el premier canadiense, Justin Trudeau, pidió respuestas sobre lo ocurrido. Ucrania, otra parte afectada con el accidente, llamó a "no especular".

Kiev - El accidente del Boeing 737 que realizaba el vuelo PS752 de la compañía Ukraine International Airlines (UIA) y se estrelló ayer en las afueras de Teherán despertó suspicacias por el contexto de tensiones entre Estados Unidos y la República Islámica, y aunque ninguno de los involucrados habló abiertamente de un derribo, sí exigieron una investigación profunda.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, llamó a una “cooperación total” con la investigación sobre el accidente en el que murieron 176 personas. Sus palabras son una advertencia apenas velada a Teherán, cuya autoridad de aviación se negó a entregar las cajas negras del avión a Washington.

“Estados Unidos pide una cooperación total con cualquier investigación sobre la causa del accidente”, dijo Pompeo, en un comunicado, sin nombrar a Irán directamente.

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, por su parte, confirmó que 63 canadienses murieron en el accidente y llamó a la cooperación internacional para asegurar una “investigación profunda” sobre el caso.

“Nuestro Gobierno continuará trabajando de cerca con sus socios internacionales para asegurar que una investigación profunda relativa a este accidente se realice y para que los canadienses encuentren respuestas a sus preguntas”, dijo.

Trudeau señaló también que el jefe de la diplomacia canadiense, François-Philippe Champagne, y el ministro de Transporte, Marc Garneau, se comunicaron con los países socios de Canadá.

El vuelo PS752 de la compañía Ukraine International Airlines (UIA) despegó a las 06:10 hora local del aeropuerto Imán Jomeini de Teherán rumbo al aeropuerto Boryspil de Kiev, pero desapareció de los radares minutos después.

Canadá alberga a una de las mayores comunidades de la diáspora iraní en América del Norte. Según cifras oficiales de 2016, son 210.000 los canadienses de ese origen.

Según la diplomacia ucraniana, a bordo del avión viajaban 82 iraníes, 63 canadienses, 10 suecos, cuatro afganos, tres alemanes, tres británicos y once ucranianos, incluyendo a nueve miembros de la tripulación.

Hasta ahora no se han encontrado vínculos entre esta tragedia y los eventos que se sucedieron en la últimos días en la región, y el presidente ucraniano Volodimir Zelenski advirtió contra posibles “especulaciones” sobre sus causas y pidió que no se difundan “versiones no verificadas de la catástrofe”.

No obstante, una declaración publicada en el sitio web de la embajada ucraniana en Irán, según la cual la caída del Boeing de Ukraine International Airlines fue causada por un desperfecto en un motor fue modificada, precisando que todas las informaciones sobre la tragedia serán proporcionadas por una comisión oficial.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario