El G-8 acusó impacto, pero mostró firmeza

Mundo

Gleneagles (EFE, Reuters, AFP, ANSA) - Los sangrientos atentados de ayer en la capital británica cayeron como un mazazo en la cumbre del G-8, pero los dirigentes del mundo rico reunidos en esta localidad escocesa quisieron dejar claro, pese a todo, que los terroristas no prevalecerán.

El júbilo del día anterior, cuando el anfitrión de la cumbre, el primer ministro, Tony Blair, recibió la noticia de la elección de Londres para organizarlos Juegos Olímpicos de 2012, dejó paso ayer al estupor y a la rabia mientras llegaban noticias sobre el número creciente de muertos y de heridos.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Ocho y sus cinco invitados del grupo de países emergentes (entre ellos, el presidente de Brasil y el de México) condenaron en una declaración leída por Blair los « salvajes» atentados.

• Reafirmación

Tras condenar tan «bárbaros ataques» y recordar que todos sus países han sufrido los zarpazos del terrorismo, los dirigentes afirman que no permitirán que la violencia cambie «nuestras sociedades ni nuestros valores» ni interrumpa «los trabajos de la cumbre».

«Los terroristas no triunfarán: las bombas de hoy no debilitarán en ningún caso nuestra determinación de apoyar los principios más profundamente sentidos de nuestras sociedades y de derrotar a quienes quisieran imponernos a todos su fanatismo y extremismo», declararon.

El presidente de Estados Unidos,
George W. Bush, cuyo país fue el primero del mundo rico en sufrir, el 11 de setiembre de 2001, un atentado islamista de proporciones desconocidas hasta ese momento, declaró que continuará la guerra contra el terrorismo hasta que se venza a «esa ideología del hambre».

«Tienen tanta maldad en sus corazones que arrancan las vidas de inocentes», dijo el presidente, fortalecido en su política antiterrorista ante pares del G-8 menos duros, como
Jacques Chirac y Gerhard Shröder, sobre todo, en lo referente a Irak.

«Me ha impresionado profundamente la determinación de todos los líderes reunidos en la sala. Su determinación es tan grande como la mía», dijo, aludiendo a esa situación, Bush, quien agregó que «la guerra contra el terrorismo continúa».

Blair calificó de particularmente «bárbaro» el hecho de que los terroristas hayan atentado el mismo día en que un grupo de personas está reunido aquí para intentar resolver los problemas acuciantes de la pobreza en Africa y los, a más largo plazo, del cambio climático.

Dejá tu comentario