El médico español aseguró que Castro no tiene cáncer

Mundo

Madrid (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El presidente cubano, Fidel Castro, no padece cáncer ni una «enfermedad maligna» y se está recuperando, según el cirujano español José Luis García Sabrido, quien viajó el jueves pasado a La Habana para evaluar su estado de salud.

García Sabrido, jefe del servicio de Cirugía del Hospital Público Gregorio Marañón de Madrid y reconocido experto en el tratamiento de tumores del aparato digestivo como los que desarrolla el cáncer de colon, compareció ayer ante los medios de prensa para informar sobre su visita a Castro.

Desde el cumplimiento del secreto profesional, García Sabrido ofreció datos significativos sobre el estado de Castro, cinco meses después de que delegara su cargo como consecuencia de una operación quirúrgica que La Habana trata como secreto de Estado.

Lo más importante fue el desmentido de que el mandatario cubano padezca cáncer -«hasta donde yo conozco, lo desmiento absolutamente»- y la constatación de que está en fase de «recuperación» tras una operación que calificó como «gravísima».

  • Proceso

    El jefe del Estado cubano sufre un proceso benigno derivado de una serie de problemas posoperatorios, que no hacen necesaria una nueva intervención, dijo el médico español, quien destacó que atendió a Castro a título « exclusivamente» personal.

    García Sabrido aseguró que la actividad del presidente cubano es «excelente» y que mantiene «una actividad intelectual intacta, fantástica», lo que hace «muy difícil» el intento de los médicos cubanos de limitarle sus deseos de volver a la normalidad.

    Era la primera vez que García Sabrido visitaba a Castro y, según relató ante la prensa, pudo constatar durante el examen médico «el sentido del humor» que mantiene el paciente.

    García Sabrido destacó que «el estado de salud del comandante cubano es bueno» y consideró que si su recuperación es absoluta «naturalmente» podrá retomar su actividad anterior, aunque en todo caso será una «decisión personal» que tomará el propio Castro.

    A este respecto subrayó que se trata de un paciente de 80 años y que, por lo tanto, tendrá «los límites de recuperación» de un paciente de esa edad, e indicó que los problemas posoperatorios que sufre están en «resolución lenta, pero progresiva».

    El doctor García Sabrido mantiene una relación «muy profunda» con el país caribeño desde hace varios años a través de su relación con las autoridades médicas y académicas de la isla, «incluyendo a la familia Castro», lo que, según indicó, «me permite acceder con facilidad a su amistad y a su reconocimiento».

    Agregó que el presidente de Cuba desea regresar a su trabajo «cada día, pero las recomendaciones médicas le exigen prudencia».

    Descartó además que en fechas «próximas» vuelva a visitarle, aunque «estamos en contacto para ver cómo es su recuperación y esperamos en las próximas semanas o meses tener un nuevo contacto para ver si es necesario un cambio» del tratamiento que recibe.

    García Sabrido defendió la excelencia de la sanidad cubana y explicó que «el acceso a determinadas tecnologías no es fácil a través de los mercados internacionales» por lo que países como España colaboran en el suministro de «tecnología».

    El cirujano, llamado por las autoridades de la isla para que diera su opinión sobre el estado de salud del dictador y acerca de la estrategia del equipo médico cubano que lo atiende, señaló que tras su examen « prácticamente no se ha realizado ningún cambio, porque su estado es estable y está en un proceso de recuperación paulatino».

  • Estrategia

    En su opinión, en estos momentos la estrategia terapéutica «es muy buena», destacando que la salud de Castro está «en manos de excelentes profesionales».

    A favor de la recuperación también se da la circunstancia de que el presidente cubano no fuma desde hace varios años y que hacía ejercicio físico « intenso» cuando estaba al frente del país, indicó.

    Esto hará que una vez que esté recuperado el presidente cubano no deba tener limitaciones, más allá de «las debidas a su edad».

    En contestación a la preguntade una periodista, quien definió a Castro como «dictador», García Sabrido señaló que cuando alguien le pide opinión médica no pregunta sobre religión o tendencia política.

    «Para mi Castro es un pacienteexcepcional. No deja de ser un paciente y yo soy médico y me debo a mi profesión», dijo.
  • Dejá tu comentario