Macron define "nuevo rumbo": el encargado del desconfinamiento será su primer ministro

Mundo

El elegido es Jean Castex, un conservador de 55 años cercano al expresidente Sarkozy. De aquí al miércoles, Macron definirá a su nuevo gabinete.

El encargado del plan de desconfinamiento francés, Jean Castex, será el nuevo primer ministro en reemplazo de Edouard Philippe, quien presentó la dimisión en bloque del gobierno, lo que abre la vía a una remodelación que prepara el presidente Emmanuel Macron para los dos últimos años de su mandato, con miras a las presidenciales de 2022.

Castex, un conservador de 55 años, cercano al expresidente Nicolas Sarkozy (2007-2012), es alcalde de Prades, una pequeña ciudad del suroeste de Francia y fue encargado en abril de la estrategia del desconfinamiento.

Durante una reunión el jueves, el presidente y Philippe se habían puesto de acuerdo en “la necesidad de formar un nuevo gobierno para encarnar una nueva etapa del quinquenio, un nuevo rumbo", anunció la presidencia francesa.

El gobierno saliente estará a cargo de la gestión de los asuntos corrientes hasta el nombramiento del nuevo gabinete.

Desde el duro revés que sufrió el partido gubernamental en las elecciones municipales del domingo, marcadas por el avance de los ecologistas, se esperaba un cambio de gobierno inminente.

El nuevo gobierno tendrá que "poner en marcha la nueva fase del quinquenio, un proyecto de reconstrucción social, económica, medioambiental y local", dijo el Elíseo.

La composición del nuevo gobierno se conocerá antes del miércoles, según indicó a la AFP una fuente cercana a la presidencia.

El ejecutivo francés ha atravesado un período complicado, con la inédita movilización de los "chalecos amarillos", la huelga contra la reforma de las jubilaciones y el descontento del personal sanitario.

A esto se suman las consecuencias de la pandemia de Covid-19, que además de haber dejado ya cerca de 30.000 muertos en el país tuvo un impacto devastador en la economía francesa.

El Banco de Francia estimó en junio que el desempleo llegará al 10% a finales de 2020, y al 11,5% a mediados del año que viene, un nivel "por encima de precedentes históricos" de recesiones económicas.

En una entrevista, Macron advirtió que Francia debe prepararse para una crisis económica "muy difícil".

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario