España: incidentes entre "indignados" y la policía en Valencia

Mundo

Las fuerzas de seguridad españolas cargaron contra los "indignados" que se habían concentrado junto al Parlamento regional de Valencia, en el este de España, en un enfrentamiento que dejó varios heridos y cinco detenidos. Acompañados por pancartas con lemas como "Fuera corruptos de las instituciones", un grupo de "indignados" pasó la noche junto a las Cortes Valencianas, pocas horas antes de que se constituyeran tras las elecciones autonómicas del pasado 22 de mayo.

Finalizada la sesión y cuando los diputados autonómicos salían del edificio, en el lugar había en torno a 300 "indignados" que acusaron a gritos a los representantes de ser unos "corruptos". Algunos intentaron atravesar una zona acotada por las fuerzas de seguridad y cuando la Policía iba a detener a varios de ellos, éstos se resistieron junto a otros que acudieron a apoyarlos, informaron medios españoles.

Según testigos, algunos manifestantes fueron golpeados y arrastrados por los agentes del policía y sufrieron heridas sangrantes. La policía detuvo a cinco de ellos, acusados de desorden público, atentado a la autoridad y de causar lesiones a algunos agentes. Según fuentes policiales, algunos "indignados" lanzaron botellas llenas de agua contra los agentes durante la carga policial y les dieron puñetazos.

Un diputado regional que se acercó a hablar con un grupo de manifestantes resultó también herido.

Se trata de la primera vez desde el inicio de las acampadas de "indignados" que la Policía Nacional carga contra ellos. Hasta ahora, el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero había tolerado las protestas.

Si bien hubo una carga policial el 27 de mayo en la Plaza de Catalunya de Barcelona, esta la protagonizaron las fuerzas de seguridad autonómicas catalanas, dependientes del gobierno regional de Cataluña.

El "movimiento de los indignados" irrumpió el 15 de mayo, en medio de la campaña electoral española, exigiendo un cambio del modelo político y social del país y descolocando a los partidos.

En la primera semana, decenas de miles de personas se concentraron a diario en plazas emblemáticas de unas 150 ciudades españolas. Tras los comicios, no obstante, el número de personas fue reduciéndose en las concentraciones.

Los "indignados" han decidido ya levantar sus campamentos en algunas ciudades y localidades. El próximo domingo levantarán la acampada de la Puerta del Sol de Madrid, convertida en epicentro y símbolo de las protestas.

Dejá tu comentario