Al grito de "asesinos", un hombre atacó a médicos en un centro de vacunación de Estados Unidos

Mundo

El agresor, identificado como Thomas Apollo, hirió a dos trabajadores. Siete agentes policiales lucharon con él por 15 minutos antes de lograr inmovilizarlo con tres descargas de pistolas paralizantes.

Un hombre fue arrestado después de acosar a pacientes y atacar físicamente a trabajadores en una clínica de vacunación contra el Covid-19 en California, Estados Unidos.

El agresor, identificado como Thomas Apollo, de 43 años, reaccionó con furia después de que un guardia de seguridad de un centro de vacunación móvil de Orange, instalada en el estacionamiento de la clínica Families Together, le pidió que usara mascarilla.

Apollo comenzó a gritar que los trabajadores médicos eran cómplices del engaño del Covid-19 y que "él no era 'una oveja'", informó Los Angeles Times.

Cuando Persia Jahanbani, de 37 años, y un asistente médico se acercaron, el agresor se lanzó hacia ellosal grito de "asesinos" y los golpeó.

Jahanbani dijo al medio estadounidense que se necesitaron cinco personas, incluido otro trabajador de la clínica y dos pacientes, para sacar a Apollo de arriba suyo.

Luego llegaron refuerzos policiales. Siete agentes tardaron aproximadamente 15 minutos en contener al atacante, que recibió descargas eléctricas con pistolas paralizantes unas tres veces.

La clínica de vacunación, donde había alrededor de 20 pacientes en el momento de la agresión, debió suspender sus operaciones por el resto del día, en momentos en que crecen las consultas por la propagación de la variante Ómicron del coronavirus.

El martes Estados Unidos superó el millón de contagios de Covid-19.

El teniente Matt Nunley, portavoz del Departamento de Policía de Tustin, dijo que Apollo fue arrestado bajo sospecha de agresión y resistencia al arresto y que ingresó en la cárcel del condado de Orange.

No es la primera vez que los trabajadores de Families Together experimentan violencia desde que comenzó la pandemia, informó Los Angeles Times. "A lo largo del inicio de la campaña de vacunación contra el coronavirus ha habido piquetes, gente gritando desde los coches que pasan y muchos pacientes desconfiados y mal informados", dijo Jahanbani.

El centro de salud administró ya unas 50.000 vacunas contra el Covid-19.

"Pero no vamos a detenernos", dijo Alexander Rossel, director de la clínica. “Nos sentimos comprometidos a hacer lo que sea necesario para luchar contra esta pandemia. Nuestra forma de responder es continuar brindando nuestros servicios, continuar haciendo nuestro trabajo ”.

Dejá tu comentario