Biden declaró el estado de desastre mayor en Kentucky tras los mortales tornados

Mundo

Los socorristas intentan rescatar cuerpos de entre los escombros, mientras comienzan las labores para identificar a las víctimas.

El presidente estadounidense, Joe Biden, declaró la noche del domingo el estado de "desastre mayor" en Kentucky luego de que tornados mataran a más de 90 personas en ese y otros estados y dejaron pueblos en ruinas a lo largo del Medio Oeste.

Los servicios de emergencia estadounidenses seguían buscando a sobrevivientes, pero tanto funcionarios federales como locales advirtieron que el número de muertos, por ahora de 94, aún podría aumentar.

A pedidos del gobernador de Kentucky, Andy Beshear, Biden actualizó una declaración previa de emergencia a "desastre mayor", lo que permite el envío de ayuda federal para las labores de recuperación.

Antes había calificado el inusual estallido de tornados en el corazón de Estados Unidoscomo "uno de los mayores" en la historia del país.

Beshear advirtió que los perros rastreadores aún estaban encontrando cadáveres.

"Lo primero que tenemos que hacer es llorar juntos y lo haremos antes de reconstruir juntos", expresó el gobernador de Kentucky en una conferencia de prensa el domingo por la tarde.

Más de 80 personas han muerto solo en el estado de Kentucky, muchos de ellos trabajadores en una fábrica de velas de la devastada ciudad de Mayfield, dijo Beshear, y anticipó a CNN que "ese número va a superar las 100".

Embed

Troy Propes, director ejecutivo de la empresa propietaria de la fábrica, defendió su decisión de no cerrarla cuando se acercaba la tormenta. "Hicimos todo lo que se suponía debía hacerse", le dijo a CNN el domingo.

El jefe de bomberos de Edwardsville, James Whiteford, dijo a los reporteros que la operación había pasado del rescate a enfocarse "solo en la recuperación", alimentando los temores de que el número de víctimas aumente.

Cuatro personas murieron en Tennessee y dos, en Arkansas, mientras que Misuri registró dos fallecidos. Los tornados también tocaron tierra en Misisipi.

Los servicios de emergencia ayudaban a los atónitos residentes a limpiar los escombros en medio de la devastación.

En CNN, Michael Dossett, coordinador de ayuda de Kentucky, evocó "la visión de una zona de guerra",

Mientras una iglesia cristiana en Mayfield distribuía comida y ropa a los sobrevivientes, también proporcionaba espacio para que el forense del condado hiciera su trabajo, dijo a la AFP el pastor Stephen Boyken de His House Ministries.

La gente "viene con fotografías, marcas de nacimiento; ahora hablan de usar muestras de ADN para identificar a los que se han perdido", contó.

Los rastreadores de tormentas aseguraron que la del fin de semana levantó escombros hasta 9.100 metros en el aire y en Mayfield parece haber roto un récord de casi un siglo, al surcar más de 320 kilómetros en tierra.

"La devastación no se parece a nada que haya visto en mi vida", dijo Beshear.

El presidente Biden subrayó que los fenómenos meteorológicos eran "más intensos" con el calentamiento global, pero no estableció una relación causal directa entre el cambio climático y la catástrofe que ha sumido a Estados Unidos en el luto.

Los informes sitúan el número total de tornados en la región en alrededor de 30.

"Esta será nuestra nueva normalidad. Y los efectos que estamos viendo del cambio climático son la crisis de nuestra generación", dijo la jefa de FEMA, Deanne Criswell, a CNN el domingo.

Dejá tu comentario