Sanders apunta ahora contra la estrella ascendente de los demócratas, Pete Buttigieg

Mundo

En la previa de las primarias en New Hampshire, el senador centró sus críticas en el precandidato, que sorprendió con su perfomance en Iowa. Lo atacó por recibir donaciones de multimillonarios.

Bernie Sanders dejó, este domingo, de rivalizar con quien hasta hace una semana era el favorito para quedarse con la nominación demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, y apuntó todos sus dardos a Pete Buttigieg, la sorpresa en el recién iniciado camino a la convención del partido de mitad de año.

El senador de Vermont de 78 años y el exalcalde de South Bend, Indiana, de 38, llegaron a la cima de la primera competencia en Iowa, en unas elecciones empañadas por el caos generado en torno a su resultado, que finalmente fue dejado en suspenso por el Partido Demócrata hasta que se haga un recuento definitivo.

Sanders, un izquierdista cuyo estado natal limita con New Hampshire, lidera las intenciones de voto, según cuatro encuestas publicadas este domingo. En cada una de ellas es secundado por el moderado Buttigieg, y seguido por la senadora de Massachusetts Elizabeth Warren y el exvicepresidente.

"Creo que tenemos una excelente oportunidad de ganar", dijo Sanders a CNN.

"Me postulo contra un candidato, Pete Buttigieg, que recaudó dinero de más de 40 multimillonarios", agregó. "Nuestro apoyo proviene de la clase trabajadora de este país", subrayó.

Bernie Sanders on Twitter

Su campaña, basada en gran medida en pequeños donantes, asegura haber recaudado 25 millones de dólares el mes pasado.

Buttigieg desestimó esas afirmaciones.

"Bueno, Bernie es bastante rico, y con mucho gusto acepto una contribución de él", bromeó, antes de señalar, más seriamente: "Esta es la pelea de nuestras vidas. No soy un fanático del sistema actual de financiamiento de campañas, pero también insisto en que tenemos que entrar en esto con todo el apoyo que podamos obtener", dijo.

Remarcó además que está "construyendo el movimiento que va a derrotar a Donald Trump", impulsado por las donaciones de unas dos millones de personas.

Tanto Buttigieg como Biden dijeron que sería mucho más difícil para su partido derrotar a Trump en noviembre si Sanders gana finalmente las primarias.

Las posturas de Sanders, en el extremo izquierdo del espectro estadounidense pero con gran apoyo entre los votantes jóvenes, con propuestas como la extensión del programa Medicare a toda la población de su país, fueron recibidas con entusiasmo por Trump, quien dijo la semana pasada que creía "que es un comunista".

Bernie Sanders on Twitter

Buttigieg consideró que sería "mucho más difícil" para el partido ganar detrás de Sanders que detrás de un candidato más moderado, casi las mismas palabras utilizadas por Biden en el programa This Week, de ABC.

"La verdad es que nuestra agenda es precisamente la agenda que un número abrumador de personas quiere", dijo Sanders a CNN, destacando el apoyo entusiasta que recoge entre los jóvenes.

A medida que Buttigieg pasó del anonimato a una cierta notoriedad, se enfrentó a críticas cada vez más agudas.

Joe Biden (Text Join to 30330) on Twitter

La campaña de Biden, por ejemplo, puso de relieve su escasa experiencia a nivel nacional y su supuesta dificultad para conectarse con el electorado negro, clave para los demócratas.

Casi como si respondiera a esa crítica, Buttigieg tuiteó sobre un tema de controversia este domingo en Estados Unidos: las pocas nominaciones a los Oscars de personas de color.

Pete Buttigieg on Twitter

La historia reciente muestra que es casi imposible para un demócrata ganar la nominación del partido sin estar entre los dos primeros en Iowa o en New Hampsshire.

Tanto Biden como Warren dijeron que podrían ser la excepción a esa regla.

Después de New Hampshire, habrá primarias en Nevada el 22 de febrero y en Carolina del Sur el 29, donde los electorados son demográficamente más diversos.

Luego viene el Súper Martes, el 3 de marzo, con elecciones en 14 estados. Allí aparecerá en liza, tras saltarse las cuatro primeras consultas, el magnate y exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg, quien gastó hasta ahora un récord de 260 millones de dólares de su fortuna personal en el lanzamiento de su campaña.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario