Europa y EE.UU., en abierta pelea sobre ataque a Irak

Mundo

Bagdad y Washington (Reuters, EFE, ANSA) - Estados Unidos se encontraba ayer más aislado que nunca en su deseo de atacar a Irak, después de que varios de sus aliados europeos se unieran a Francia y Alemania en su rechazo a una acción militar para derrocar a Saddam Hussein.

Sin embargo, la Casa Blanca pareció no tomar en cuenta esa posición antibélica adoptada por París, Pekín y Moscú, tres de los cinco miembros -los otros dos son Estados Unidos y Gran Bretaña-con poder de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. El Reino Unido, Italia, España y varios países del este de Europa, además de Australia, apoyan la postura de EE.UU. en el enfrentamiento contra Irak, afirmó al respecto el portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer. Este dijo en Washington que el gobierno de George W. Bush está convencido de que, si finalmente hay una guerra, «Europa responderá a la llamada».

Washington intentó así bajar el tono de las diferencias con sus aliados de Europa y Rusia, luego de los sobresaltos causados por las declaraciones del secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld, para quien ambos países forman parte de la «vieja Europa».

• Aclaraciones

«Francia sigue siendo un aliado de Estados Unidos», destacó Fleischer. «Pienso que Francia y Alemania comprenden que Irak está obligado a desarmarse. Y si existe la menor confusión al respecto, aclararemos este punto en nuestras conversaciones con ellos en los próximos días», declaró por su parte el secretario de Estado, Colin Powell. Por primera vez, Estados Unidos reconoció que existe la «posibilidad» de que haya una segunda resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Irak y afirmó que es muy probable que Francia no integre una coalición en un eventual ataque contra Bagdad. «Es prematuro dar un juicio por ahora. Es una posibilidad», añadió Fleischer.

Esta es precisamente la postura que reclaman Francia y Rusia en caso de que Irak haya violado la Resolución 1441 sobre armas de destrucción masiva y para un eventual ataque contra ese país.

La Casa Blanca, sin embargo, no desaprovechó la oportunidad para hacer referencia a una posible ausencia de Francia en una coalición dirigida por Estados Unidos para desarmar a Saddam. «El presidente Bush está seguro de que Europa responderá al llamado. Pero es posible que Francia no esté entre las filas», declaró Fleischer, quien agregó que ése podría ser el caso «de uno o dos países». París, sin embargo, no está solo en sus reticencias. Bush conversó

Dejá tu comentario