Explota Bush gaffe de Hillary y apura el TLC con Colombia

Mundo

Washington (EFE, AFP, Reuters, ANSA, DPA) - El presidente estadounidense, George W. Bush, entabló ayer una guerra abierta con la oposición demócrata, que controla el Congreso, al enviarle el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia para forzar su aprobación de aquí a fines de setiembre, pese a no contar con votos suficientes.

«La necesidad de este tratado es demasiado urgente; los desafíos para nuestra seguridad nacional son demasiado elevados para dejar que este año termine sin que haya una votación», advirtió Bush, en una larga declaración desde la Casa Blanca, en presencia de la embajadora colombiana, Carolina Barco.

«Esperar más para enviar el proyecto de ley sería correr el riesgo de que el Congreso finalice la legislatura sin que haya ni siquiera una votación», añadió el presidente, que con su envío del texto al Capitolio abrió una cuenta regresiva de 90 días de sesión para que sea aprobado sin modificación o enmiendas.

Los demócratas rechazaron rotundamentela aprobación del acuerdo. «Bajo las actuales circunstancias, no podemos apoyar el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia», afirmaron, en un comunicado conjunto, la presidente de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y Charles Rangel, que dirige el Comité de Medios y Arbitrios, que debe tratar este tipo de acuerdos. El panorama es idéntico en el Senado. El jefe de la mayoría demócrata, Harry Reid, y el presidente de la Comisión de Finanzas tildaron de «gran error» la decisión «unilateral» de Bush.

La mayoría demócrata ha señalado varias veces que no dará su apoyo al acuerdo, hasta que Colombia realice más progresos en materia de seguridad de los sindicalistas y en la investigación de las relaciones entre autoridades y paramilitares de extrema derecha.

  • Aliado

    Aprovechando la reciente crisis entre Colombia, Ecuador y Venezuela, Bush tomó finalmente la decisión de forzar la ratificación del acuerdo con su mayor aliado en América latina, firmado hace 18 meses y alcanzado hace más de dos años.

    Bush explicó que Colombia se enfrenta «a un régimen en Venezuela que es hostil y antiestadounidense, que se reunió con terroristas de las FARC, desplegó sus tropas en la frontera colombiana, como medio para intimidar al gobierno colombiano y a su pueblo».

    Con su decisión, el presidente norteamericano intentó, asimismo, poner en aprietos a los demócratas, entre la necesidad de apoyar a un aliado como el presidente Alvaro Uribe y las críticas al libre comercio de varios de sus dirigentes, entre ellos, los candidatos a la presidencia Barack Obama y Hillary Clinton. De hecho, el principal asesor de la ex primera dama, Mark Penn, se vio forzado a renunciar tras conocerse que su empresa de relaciones públicas estaba a cargo de la campaña del gobierno de Colombia para que se apruebe el tratado en Estados Unidos, al que la ex primera dama se opone.
  • Dejá tu comentario