Hamas toma control de toda Gaza. Ya más de 74 muertos

Mundo

Ciudad de Gaza (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - Las milicias de Hamas se encontraban en las últimas horas a punto de adueñarse de toda la Franja Gaza, luego de librar feroces combates con el movimiento Al-Fatah, que sólo ofrecía resistencia en la capital. El conflicto, que alcanzó niveles de violencia sin precedentes, ya dejó un saldo de al menos 74 muertos.

Los islamistas completaron ayer a la madrugada la toma de los cuarteles generales de los nacionalistas laicos de Al-Fatah en el norte de la Franja, y al menos 2.000 hombres pugnaban por lograr el control de los del centro de la capital siguiendo una táctica de ataque masivo y concentrado. Los militantes de Al-Fatah estaban acorralados y sin provisiones. Cada barrio que cae en manos de Hamas está siendo denominado con nombres islámicos y, según denunció, ambos bandos ejecutan a sus prisioneros.

También habían tomado el cuartel general de los organismos de seguridad de la Autoridad Palestina (AP), leales al presidente Mahmud Abbas (Abu Mazen), líder de Al-Fatah. Asimismo, el Movimiento de Resistencia Islámica informó que sus fuerzas se desplegaron a lo largo de la frontera con Egipto, pero que no habían entrado en la terminal de Rafah debido a que Israel la vigila con cámaras y aviones no tripulados.

El poder de la organización terrorista sobre los leales al mandatario se vio reflejada en un nuevo ultimátum de Hamas en el que advirtió a sus contrincantes para que depongan las armas y entreguen todas sus bases en Gaza. Sin embargo, Al-Fatah respondió y dio un plazo de 12 horas a sus rivales para cesar los ataques en la Franja; caso contrario, tomarán represalias en su feudo de Cisjordania.

  • TV cercada

    Breves choques se habían registrado en esa región, en la ciudad de Naplusa. Los enfrentamientos comenzaron luego de que los combatientes de las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa, grupo armado dependiente de Al-Fatah, cercaran una oficina de un canal de televisión de Hamas.

    Las posibilidades de que ocurran represalias están limitadas por la presencia del ejército israelí, una de las razones por las que la violencia no se había propagado a otros territorios palestinos, más allá de algunos secuestros, indicaron fuentes de Al-Fatah.

    De hecho, añadieron los informantes de Al-Fatah bajo condición de anonimato, « Israel podría parar a Hamas en Gaza con sólo bombardear sus posiciones, pero no seremos nosotros quienes pidamos al ejército israelí que ataque a palestinos».

    No obstante, el primer ministro israelí, Ehud Olmert, dejó en claro el lunes que por el momento no piensa intervenir en el conflicto interno, pese a lo mucho que le preocupa el que Hamas pueda hacerse con el poder absoluto en Gaza.

    Mientras el caos revelaba los comienzos de una anunciada guerra civil, Abbas, y el primer ministro Ismail Haniyeh, líder del brazo político de Hamas, acordaron terminar con una ola de violencia entre las facciones en Gaza, según informó un canal de televisión vinculado al grupo Al-Fatah. No obstante, el pedido fue negado por el ala militar de Hamas. Poco antes Abbas había advertido que la Franja de Gaza puede «hundirse» si continúan los combates y que lo que está ocurriendo es «una locura».

    «Desde la madrugada los combates son sangrientos y numerosos hombres armados murieron. Sus cuerpos yacen en charcos de sangre», afirmó Hossam Okal, un habitante de Gaza que vivía cerca del cuartel que tomó Hamas.

    Veinticuatro palestinos, la mayoría de ellos combatientes del movimiento Al-Fatah, murieron ayer en esos choques, lo que elevó a 74 el total de víctimas mortales desde que volvió a reinar la violencia, el 7 de junio. Los ataques obligaron a que 40 policías de Al-Fatah, se refugiaran en Egipto.

  • Mediación

    Mientras tanto, los mediadores egipcios estaban haciendo un último intento por resolver la crisis por la vía diplomática y ayer se reunían con representantes de Hamas. Menos de un centenar de personas se animó a realizar una marcha pacifista en Gaza, pero fueron obligadas a buscar refugio por los constantes disparos, que ocasionaron la muerte de dos civiles.

    La victoria de Hamas en las elecciones legislativas de enero de 2006 fue desaprobada por Estados Unidos, la Unión Europea e Israel, que optaron por anular los subsidios económicos a la AP por temor a que fueran utilizados por la organización para financiar sus actividades terroristas. Esto sumió a los territorios en el aislamiento y el caos económico.

    Hamas es partidario de la desaparición de Israel y de la recuperación por la fuerza de los territorios palestinos ocupados, mientras que Al-Fatah mantiene una línea moderada y dialoguista, que sí reconoce al Estado hebreo. A pesar de esas diferencias irrenconciliables, y los constantes enfrentamientos armados, Al-Fatah y Hamas forzaron en febrero último la creación de un gobierno de unidad con el objetivo de que se destrabaran las ayudas de las grandes potencias. Sin embargo, el acuerdo no revirtió el aislamiento de la AP, no relanzó el diálogo de paz con Israel ni frenó los choques entre las dos organizaciones. El lunes, Al-Fatah anunció que dejaba el gobierno hasta que no finalizaran los combates.
  • Dejá tu comentario