22 de octubre 2009 - 11:57

Honduras: la comisión de Zelaya asegura que sólo volverá al diálogo si se firma la restitución

Manuel Zelaya.
Manuel Zelaya.
La comisión de diálogo del presidente depuesto de Honduras, Manuel Zelaya, condicionó su retorno a la mesa del diálogo con el gobierno de facto de Roberto Micheletti a la firma de su restitución en el gobierno.

"Zelaya condiciona que se retorna al diálogo si es para firmar la restitución. De lo contrario, no tiene ningún sentido" seguir dialogando, aseveró el asesor del mandatario, Rasel Tomé.

"Es correcta esa posición porque es lo que falta por firmar del Acta de San José y ahora está la resolución de la Organización de Estados Americanos que la respalda", añadió Rodil Rivera, uno de los miembros de la terna de Zelaya en el diálogo.

Ambos asesores participaron en una reunión con Zelaya la tarde de ayer, de donde, dijeron, resultó la decisión.

La mesa de diálogo con la misión del gobierno de facto de Roberto Micheletti entró en una fase crítica desde el lunes.

Los negociadores de Zelaya rechazaron, por "insultante", la última propuesta del régimen de facto, según la cual la mesa de diálogo decidirá la restitución tras consultar a la Corte Suprema y el Congreso.

"Es una manipulación, un juego, una nueva bofetada del régimen al mundo", dijo el mandatario, quien señaló que aceptar las ofertas del gobierno de facto equivale a negar que hubo un golpe de Estado el 28 de junio.

Zelaya, que anunció que permanecerá en la embajada de Brasil, donde se refugia desde que volvió en secreto del exilio hace cuatro semanas, sostiene que su restitución para acabar su mandato el 27 de enero es asunto político por lo que la decisión corresponde al Congreso.

No obstante, los negociadores de Micheletti dicen que es necesario consultar antes a la Corte, que acusa a Zelaya de 18 delitos como traición a la patria por intentar cambiar la Constitución con el supuesto fin de reelegirse.

Tomé dijo que el régimen gana tiempo en su apuesta por las elecciones del 29 de noviembre como solución a la crisis, tras varios diálogos frustrados promovidos por la OEA y el presidente costarricense Oscar Arias, gestor del 'Acuerdo de San José' en que se basa el diálogo.

Uno de los integrantes de la terna de Micheletti, el empresario Arturo Corrales, subrayó que "fue decidido por ambas partes (...) que debe ser una institución", la Corte Suprema de Justicia o el Congreso, que deben decidir si se reintegra a Zelaya.

La OEA pidió el miércoles un esfuerzo para superar el estancamiento del diálogo, pero Estados Unidos y otros países miembro endurecieron el tono al pedir al gobierno de facto mayor compromiso y evitar tácticas dilatorias.

"Hay un proceso de estancamiento en las negociaciones y es necesario esforzarse por sacarlo adelante", afirmó el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, durante una reunión del Consejo Permanente de la organización en Washington que debatió la situación en Honduras.

Luego de varias horas de deliberación en privado, la OEA emitió una declaración en la que condenó "las acciones hostiles por parte del régimen de facto contra la embajada de Brasil en Tegucigalpa", donde además de Zelaya se refugia medio centenar de sus seguidores.

La OEA pidió "garantizar el derecho a la vida, la integridad y la seguridad" de Zelaya, al tiempo que pidió "el retiro de todas las fuerzas represivas de los alrededores" de la sede diplomática.

Juan Barahona, coordinador del Frente de Resistencia contra el Golpe, informó a la AFP que están definiendo "nuevas cosas" para "seguir en la lucha" porque los policías y militares les impiden manifestarse.

Informó que, como en otros días, intentaron salir en una marcha desde la Universidad Pedagógica, este de la ciudad, "pero nos cercaron" los militares y policías.

Dejá tu comentario

Te puede interesar