Desesperada, India compra una vacuna no aprobada contra el coronavirus

Mundo

Ante las críticas por la lenta vacunación, el gobierno adquirirá 300 millones de dosis a una empresa local, cuyo tratamiento se encuentra en fase 3.

El gobierno de la India firmó el jueves su primer pedido de una vacuna contra el coronavirus no aprobada, un día después de enfrentarse a las críticas del Tribunal Supremo por su deficiente despliegue de vacunas que dejó a millones de personas vulnerables y casi 338.000 muertos.

Hasta el momento, sólo el 4,7% de los 950 millones de habitantes adultos recibieron dos dosis de la vacuna, mientras el segundo país más poblado del mundo lucha con una devastadora segunda oleada de infecciones de coronavirus que causó la muerte a unas 170.000 personas sólo en abril y mayo.

El gobierno comprará 300 millones de dosis de vacunas a la empresa local Biological-E y adelantó 205,6 millones de dólares, según el Ministerio de Salud, a pesar de que la vacuna aún está en fase III de ensayos clínicos.

"El acuerdo con Biological-E forma parte de un esfuerzo más amplio del Gobierno de la India para alentar a los fabricantes de vacunas locales, proporcionándoles apoyo en la investigación y el desarrollo y también ayuda financiera", dijo el Ministerio en un comunicado.

India ha estado inoculando a su población con vacunas de AstraZeneca producidas en el Serum Institut de la India, Covaxin fabricada por la empresa local Bharat Biotech y está preparada para lanzar comercialmente la Sputnik V de Rusia a mediados de junio.

Pero los suministros se están agotando después de que el gobierno abriera la vacunación a todos los adultos el mes pasado. Algunos centros de vacunación tuvieron que cerrar, lo que ha provocado críticas del Tribunal Supremo por la falta de planificación.

Si bien el gobierno federal dio vacunas gratuitas a los ancianos y a los trabajadores de primera línea, dejó que los gobiernos estatales y los hospitales privados cobraran por administrar las dosis a las personas de entre 18 y 45 años.

"La política del gobierno central de llevar a cabo la vacunación gratuita por sí mismo para los grupos de las dos primeras fases, y sustituirla por la vacunación de pago es, a primera vista, arbitraria e irracional", dijo el Tribunal Supremo.

El gobierno dijo esta semana que podría disponer de hasta 10 millones de dosis diarias en julio y agosto, frente a los poco menos de tres millones actuales.

La presión sobre el gobierno para que acelere la vacunación va a aumentar, ya que varios estados se preparan para levantar las medidas de confinamiento, incluso en medio de un elevado número de infecciones y muertes diarias por coronavirus.

Temas

Dejá tu comentario