Israel: la justicia bloquea los desahucios que provocaron la última guerra en Gaza

Mundo

El Tribunal Supremo ordenó no desalojar a los habitantes palestinos del barrio Sheij Jarrá, en Jerusalén Este y les otorgó estatus de protección.

El Tribunal Supremo de Israel resolvió este lunes no desalojar a los residentes palestinos del barrio de Sheij Jarrá, que se encuentra en Jerusalén Este, y les ofreció además un "estatus de protección" que impide su expulsión de la zona durante los "próximos años".

Los magistrados resolvieron así el recurso presentado por los residentes palestinos, que habían recibido varias órdenes de desalojo, y pusieron sobre la mesa una serie de compromisos que permitirían a estas personas seguir residiendo por el momento en el barrio.

Tal y como indica la propuesta, los palestinos -que residen en la zona desde los años 50-, serán registrados como inquilinos "protegidos" y no podrán ser desahuciados durante al menos las próximas dos décadas. A cambio, estos tendrán que pagar una cuota de alquiler a Nahalat Shimon, una asociación de colonos judíos.

El magistrado Yizhak Amit habló así de "pragmatismo" y consideró que la población "tiene que seguir viviendo ahí", por lo que la idea es alcanzar un acuerdo "práctico".

La organización de colonos no tardó en reaccionar e insistió en que los residentes palestinos deben reconocer la "propiedad judía" de las viviendas. Los palestinos, sin embargo, accedieron a aceptar la propuesta, pero se negaron a reconocer dicho derecho sobre la propiedad.

El pasado mes de mayo, la ONU reclamó a Israel que suspendiera los desalojos de residentes palestinos en el barrio de Sheij Jarrá y advirtió de que estos procesos podrían suponer una violación de sus obligaciones bajo el Derecho Humanitario e incluso un crimen de guerra.

El vocero de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Rupert Colville, señaló entonces que "Jerusalén Este es parte de los territorios palestinos ocupados, en los que se aplica el derecho humanitario". "La potencia ocupante debe respetar y no confiscar propiedades privadas en territorios y debe respetar, salvo que se le prohíba de forma absoluta, las leyes en vigor en el país", recalcó.

La decisión del entonces primer ministro Benjamín Netanyahu de avanzar en los desahucios generó, el pasado mes de mayo, protestas de palestinos en Jerusalén y cuya represión llevó al grupo islamista Hamás a disparar cohetes desde la Franja de Gaza, envolviendo al enclave y a Israel en un nuevo conflicto que duró varios días.

Temas

Dejá tu comentario