Israel sigue sin gobierno y crece la tensión

Mundo

El lunes vence el plazo para formar gobierno en Israel y e encargado de hacerlo, Benny Gantz, no obtuvo una prórroga. Netanyahu pidió una oportunidad.

A más de un mes de la tercera elección en un año, el presidente de Israel, Reuven Rivlin, le informó este domingo al líder opositor Benny Gantz que el lunes no le renovará el mandato a formar gobierno, y el primer ministro en funciones, Benjamín Netanyahu, pidió una nueva posibilidad de seguir en el poder.

Hace cuatro semanas, Rivlin le entregó el mandato a Gantz para formar gobierno; sin embargo, desde entonces, el exjefe del ejército perdió el apoyo de parte de su coalición por negociar un posible Ejecutivo de unidad con Benjamín Netanyahu, una negociación que hoy sigue incierta.

Por eso, sin acuerdo a la vista y con su coalición Azul y Blanco rota, el presidente decidió no renovarle la confianza.

"El presidente tomó su decisión tras hablar con el líder del Likud, Benjamín Netanyahu, que no confirmó en su conversación que los partidos estén cercanos a firmar un acuerdo que pueda llevar a un gobierno de unidad", explicó la Presidencia de Israel, en un comunicado, citado por la agencia de noticias EFE.

El sábado por la noche, la prensa local informó que el Likud le había pedido a Rivlin el encargo de formar gobierno, pero el mandatario se negó y dijo que si no hay acuerdo para el lunes a la medianoche, será la Knesset (parlamento) la que deberá ocuparse.

Este domingo, tras el anuncio de Rivlin, el partido de Benjamín Netanyahu solicitó formalmente el mandato para formar gobierno.

"El movimiento Likud pide de nuevo al presidente Rivlin que transfiera el mandato a Netanyahu, líder del partido más representado en la Knesset y con 59 recomendaciones", aseguró el comunicado, en referencia a los 59 de los 120 diputados que apoyan al primer ministro.

Si el mandatario decide negarle el pedido a Benjamín Netanyahu -inculpado por la justicia en tres casos de corrupción- por ley, el parlamento tiene 21 días para designar a cualquier diputado para formar gobierno.

Si ninguno logra alcanzar una mayoría legislativa y asumir, entonces Israel se verá obligado a una cuarta elección consecutiva y la crisis política que tiene en suspenso al país se extenderá medio año más.

Para evitar abrir la negociación con todo el pleno del parlamento, Benjamín Netanyahu y Benny Gantz retomaron el diálogo este domingo y ordenaron a sus equipos que vuelvan a negociar, ahora a contra reloj.

"Los intentos de los equipos de negociadores para llegar a un gobierno de unidad todavía siguen. El objetivo es terminar con la redacción legal de los apéndices requeridos para finalizar el acuerdo alcanzado la semana pasada", informó la coalición Azul y Blanco en un comunicado, poco antes de conocerse el pedido público de Netanyahu y apenas unos días después de anunciar que se había suspendido el diálogo por desacuerdos en la designación de jueces.

Dejá tu comentario