Israel y los Emiratos Árabes pactan una histórica normalización de sus relaciones bajo la tutela de Trump

Mundo

Netanyahu ve el acuerdo como una forma de presionar a Palestina para que acepte un Estado judío, mientras que el presidente de EEUU se anotó un logro diplomático en su carrera por la reelección. Rechazo categórico del lado palestino.

Israel y los Emiratos Árabes Unidos llegaron el jueves a un acuerdo que conducirá a la plena normalización de las relaciones diplomáticas entre las dos naciones de Medio Oriente en un pacto que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ayudó a negociar y que está condicionado a que el gobierno de Benjamín Netanyahu suspenda la anexión de las colonias en Cisjordania y del valle de Jordán. La Autoridad Palestina y Hamás en Gaza rechazaron de plano el anuncio.

El acuerdo de paz fue el producto de largas discusiones entre Israel, Emiratos Árabes Unidos y Estados Unidos, las cuales se aceleraron recientemente para concluir este jueves con un pacto sellado telefónicamente entre Trump, Netanyahu y el jeque Mohamed bin Zayed, príncipe heredero de Abu Dabi.

"¡Un gran avance hoy! Acuerdo de Paz Histórico entre nuestros dos GRANDES amigos, Israel y los Emiratos Árabes Unidos", escribió Trump en Twitter.

https://twitter.com/realDonaldTrump/status/1293976130416861184

En la Oficina Oval, Trump dijo que las discusiones entre los dos líderes habían sido a veces tensas y agregó estar discutiendo acuerdos similares con otros países de Medio Oriente. Incluso prometió un pacto con Irán en un período de 30 días si es reelecto el 3 de noviembre.

En las próximas semanas se celebrará en la Casa Blanca una ceremonia de firma que incluirá a las delegaciones de Israel y los Emiratos Árabes Unidos, contó el mandatario republicano.

"Todo el mundo dijo que esto sería imposible", dijo el presidente de Estados Unidos. "Después de 49 años, Israel y los Emiratos Árabes Unidos normalizarán completamente sus relaciones diplomáticas. Intercambiarán embajadas y comenzarán a cooperar a través de la frontera", detalló.

Las autoridades describieron el pacto, que se conocerá como el Acuerdo de Abraham, como el primero de su estilo desde que Israel y Jordania firmaron un tratado de paz en 1994. También le da a Trump un éxito en política exterior con la vista puesta en la reelección.

Netanyahu, en su primera reacción, dijo en Twitter que es "un día histórico para el estado de Israel". El primer ministro, procesado por tres casos de corrupción, enfrenta desde hace semanas protestas contra su gestión de la pandemia del coronavirus y la crisis económica, por lo que este anuncio es una bocanada de aire en su compleja situación.

Luego en un mensaje televisado, agregó que "comienza una nueva era en las relaciones entre Israel y el mundo árabe". "Los Emiratos Árabes van a invertir sumas importantes en Israel. Esto es un verdadero acuerdo de paz, no un eslogan", dijo.

El príncipe heredero de Abu Dabi celebró el acuerdo como una forma de detener una mayor anexión israelí de los territorios ocupados en Cisjordania.

No obstante, y como era de esperarse, la reacción del lado palestino fue de un categórico rechazo al anuncio estadounidense.

"Los dirigentes palestinos rechazan lo que han hecho los Emiratos Árabes Unidos. Se trata de una traición a Jerusalén y a la causa palestina", indicó en un comunicado la Autoridad Palestina.

"Rechazamos y condenamos este acuerdo. No ayuda a la causa palestina sino que es visto como la continuación de la negación de los derechos del pueblo palestino", declaró Hazem Qasem, vocero de Hamás, que controla Gaza.

Israel intentó en los últimos años mejorar sus relaciones y establecer una cooperación oficiosa con países de la Península Arábiga, como Emiratos Árabes, Baréin o Arabia Saudita.

Esta normalización de las relaciones entre Israel y esas naciones se asociaba en el pasado al proceso de paz con Palestina, pero Netanyahu concibe este acercamiento como un mecanismo de presión para que los dirigentes palestinos acepten un acuerdo con el Estado hebreo más cercano a lo presentado por Trump en enero pasado.

"La izquierda israelí y la del resto del mundo siempre dijeron que no se podría alcanzar un acuerdo con los países árabes sin la paz con los palestinos. Por primera vez en la historia, Benjamín Netanyahu rompió este paradigma", reaccionó el Likud, la formación del primer ministro israelí de derecha.

El Acuerdo de Abraham prevé dar a los musulmanes un mayor acceso a la mezquita de Al Aqsa en la Ciudad Vieja de Jerusalén, permitiéndoles volar de Abu Dabi a Tel Aviv, según el gobierno estadounidense.

Este entendimiento convierte a los Emiratos Árabes Unidos en el tercer país árabe con el que Israel mantiene relaciones diplomáticas, tras los acuerdos firmados con Jordania y Egipto, cuyo presidente, Abdelfatah al Sisi, fue este jueves uno de los primeros en congratularse.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario