La comunidad internacional condenó el ataque a la flota humanitaria

Mundo

Un comando de elite israelí abordó uno de los barcos que integran la "Flota de la libertad", que transportaba ayuda humanitaria hacia la Franja de Gaza, y mató al menos a 14 de los activistas propalestinos que conforman su tripulación, confirmaron fuentes militares israelíes.

Los ataques se produjeron en el barco con bandera turca "Mavi Marmara", el más grande de los seis que componían la flota, que fue abordado a las 4.30 hora local (22.30 de ayer de Argentina) cuando se encontraba a 65 kilómetros de la costa de Gaza.

La acción militar israelí, producida en aguas internacionales y que sacudió el tablero diplomático internacional, se produce cuando aún resuenan las réplicas por la Guerra de Gaza (2009), la polémica operación del servicio secreto israelí en Dubai y las críticas por el bloqueo de tres años que azota al empobrecido territorio palestino.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó enérgicamente el ataque contra los activistas y pidió al gobierno israelí "una explicación urgente" y una investigación completa de lo sucedido.

La Casa Blanca emitió un comunicado en el que asegura que Washington está consternada ante el incidente y que "lamenta profundamente las perdidas de vidas y los heridos, y las circunstancias en torno a esta tragedia", informó el portavoz de la Casa Blanca, William Burton.

Diego López Garrido, secretario de Estado para la Unión Europea, cuya presidencia de turno ejerce España, calificó el hecho y las muertes producidas como "absolutamente condenables".

El funcionario aseguró que van a pedir "explicaciones a Israel por este hecho" tras explicar que convocaron "al embajador de Israel para que nos dé estas explicaciones. Por supuesto, vamos a investigar y vamos a ocuparnos inmediatamente del asunto". agregó.

Por su parte, el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, se sumó a las criticas y calificó la operación militar de "grave" y "preocupante".

La Liga Árabe, en tanto, realizará mañana una reunión de emergencia donde analizará la situación, según informó el negociador jefe de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat.

El primer ministro del Gobierno de Hamas en la Franja de Gaza, Ismail Haniyeh, había pedido a la Liga Árabe, a la Organización de la Conferencia Islámica y al Consejo de Seguridad de la ONU que se reúnan de emergencia para estudiar una respuesta ante el ataque.

La operación, por otra parte, sumó otro fuerte costo para Israel pues desencadenó en pocas horas una reacción en cadena en Turquía, el hasta ahora mejor aliado israelí en el mundo islámico.

Un comunicado oficial del Ministerio de Exteriores turco, decía hoy que "una vez más, Israel muestra claramente que no valora la vida humana ni las iniciativas pacíficas al atacar a civiles inocentes", tras advertir que el ataque "tendrá irreparables consecuencias en nuestra relaciones".

El Gobierno de Ankara retiró poco después a su embajador en Israel y canceló las tres maniobras militares conjuntas que estaban programadas.

La flota fue organizada como un gesto internacional para exigir el levantamiento del bloqueo israelí a Gaza, que dura ya tres años y que impone a la población palestina condiciones humanitarias extremadamente difíciles.

Israel mantiene bloqueada la entrada de algunos productos básicos, material sanitario, educativo y de construcción en respuesta a la toma del poder por parte del movimiento islamista Hamas en la Franja tras ganar las elecciones legislativas en 2007.

Dejá tu comentario