La Convención Republicana vuelve al discurso más conservador

Mundo

Apuntan contra la inmigración y otros países como China. El magnate cerrará hoy el encuentro tras ser presentado por su hija Ivanka.

Washington - En su intento por acortar la ventaja que ha sacado el candidato demócrata Joseph Biden, los oradores de la Convención Nacional Republicana buscan movilizar a las bases con un tono marcadamente conservador, de modo de repetir el triunfo, contra todo pronóstico, de hace cuatro años..

Trabajadores, empresarios, activistas, familiares del presidente, dirigentes políticos defendieron la candidatura de Donald Trump reivindicando su política económica, su apoyo a los sectores antiaborto, su reforma penal, su política exterior y la política contra los inmigrantes.

Notables del partido, parientes del postulante a la reelección, trabajadores, empresarios y activistas varios reivindican en sus mensajes los valores familiares y religiosos, la política económica que mezcla liberalismo en casa y proteccionismo externo, el rechazo al aborto, los lineamientos penales de línea dura y una política exterior de hechos consumados y escasa o nula vocación multilateral. Dentro de eso último, la elevación de China al nivel de máximo rival compite palmo a palmo con la más tradicional amenaza del islamismo radical.

La convención republicana gira totalmente en torno a los Trump, una señal de la inédita implicación de la familia presidencial en los asuntos políticos de Estados Unidos.

La intervención de los hijos y cónyuges de los candidatos estadounidenses forma parte del ritual de las campañas presidenciales estadounidenses. En la convención demócrata de la semana pasada, los hijos y nietas de Joe Biden, rival de Trump para las presidenciales del 3 de noviembre, también subrayaron las cualidades del exvicepresidente de 77 años.

“Pero lo que es inhabitual en los Trump es que pueden hablar no solo de la personalidad del candidato y sus cualidades, sino también del fondo, de orientaciones políticas en las cuales están directamente implicados”, dijo Costas Panagopoulos, profesor de ciencias políticas en la Universidad Northeastern de Boston.

“No son simples integrantes de la familia, sino funcionarios de gobierno, personalidades políticas”, agregó.

De hecho, Donald Jr., Ivanka y Eric Trump, los tres hijos que el exmagnate inmobiliario de Nueva York tuvo con su primera esposa, Ivana, trabajan como asesores en la Casa Blanca o son arduos defensores de sus políticas y están involucrados en su campaña a la reelección.

El lunes de noche, Donald Jr., que sueña abiertamente con alcanzar un día la presidencia, pronunció un discurso particularmente contundente contra los demócratas, a quienes acusó de “atacar a los padres fundadores” del país y de alentar “protestas, saqueos y vandalismo” en las ciudades que gobiernan.

Ivanka, que ha acompañado a su padre en grandes reuniones internacionales y forma parte, al igual que su marido Jared Kushner, del equipo de asesores de la Casa Blanca, será la vedette de la noche hoy, y presentará a su padre, cuyo discurso cerrará la convención. “El paralelo más cercano es el de los Kennedy”, dijo Katherine Jellison, politóloga de la Universidad de Ohio, recordando la influencia del padre de John F. Kennedy y de su hermano Robert en el presidente electo en noviembre de 1960, y asesinado en 1963.

Pero contrariamente a los Trump, los Kennedy pensaban que lo mejor era no andar mostrando esta influencia familiar, dice. ¿La familia Trump va demasiado lejos en ese sentido? “Eso lo decidirán los votantes estadounidenses”, subrayó Panagopoulos.

Dejá tu comentario