La muerte de Hussein desató una cadena de atentados en Bagdad

Mundo

Bagdad (Reuters)-. Cuatro coches bomba en barrios chiítas de Bagdad y una ciudad al sur de la capital iraquí provocaron el sábado la muerte de más de 70 personas, horas después de que Saddam Hussein fue ejecutado en medio de temores de represalias por parte de sus seguidores árabes sunitas.

En Bagdad, tres coches bombas explotaron sucesivamente en Harriya, un barrio predominantemente chiíta, lo que dejó 36 muertos y 77 heridos, informó una fuente del Ministerio del Interior.

La policía en Kufa, situada cerca de la ciudad sagrada chiíta de Najaf, indicó que unas 36 personas murieron y otras 58 resultaron heridas tras el estallido de un coche bomba en un mercado atestado de compradores por la festividad musulmana de Eid al-Adha.

Las autoridades precisaron que una multitud dio muerte a un hombre que fue acusado de colocar una bomba en la ciudad, ubicada unos 160 kilómetros al sur de Bagdad.

Los ataques se producen el mismo día en que Saddam fue ejecutado por cometer crímenes de lesa humanidad, lo que agudizó los temores de una violenta reacción por parte de sus seguidores entre la comunidad árabe sunita.

Aunque los ataques habrían sido una rápida respuesta a la ejecución, los mismos son comunes en un país donde, en promedio, al menos 100 personas mueren diariamente debido a los asaltos con morteros, coches bomba y las matanzas por parte de escuadrones de la muerte.

Sin embargo, los ataques pudieron haber sido planificados independientemente de la ejecución.

Estos son incidentes habituales dentro de la escalada de violencia sectaria que está provocando que chiítas, sunitas y kurdos huyan de sus casas; en momentos en que Bagdad y sus zonas aledañas se encuentran cada vez más divididas.

Dejá tu comentario