10 de diciembre 2011 - 21:28

Masivas protestas en Rusia contra los resultados electorales

Exigimos el recuento de votos, rezaban las consignas.
"Exigimos el recuento de votos", rezaban las consignas.
Decenas de miles de personas se manifestaron en Moscú y otras ciudades rusas en protesta por el fraude que consideran se registró en las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre, en una jornada en la convocaron a nuevos comicios.

En Moscú tuvo lugar la mayor manifestación en más de una década, en la que según los organizadores participaron hasta 100.000 personas, mientras la policía consideró que fueron 25.000.

El partido Rusia Unida del presidente Dmitri Medvedev y el primer ministro Vladimir Putin dijo que "tomó nota" de las protestas.

El vicejefe del partido, Alexander Khinshtein, señaló que es una provocación que la oposición se niegue a aceptar el resultado de las elecciones del fin de semana pasado, en las que su agrupación salió victoriosa con poco menos del 50 por ciento de los votos.

Desde hace una semana se registra una situación tensa en Rusia. A pesar de que el resultado significó una pérdida de apoyo del partido de gobierno en relación a los comicios anteriores, la oposición considera que las cifras aún son demasiado altas, lo que es señal de fraude electoral.

Muchos de los manifestantes, de todas las edades y clases sociales, se pusieron cintas blancas y llevaban también flores blancas. Aguantaron temperaturas bajo cero mientras marchaban de forma pacífica.

"Es un día feliz", dijo el crítico con el gobierno y ex jefe de gobierno Mijail Kasyanov. "Si hoy hay aquí 100.000 personas, mañana serán un millón", añadió. Esto podría ser el punto de inflexión en la política rusa, dijo.

Hasta el momento no se han reportado incidentes. El responsable de los Derechos Humanos del gobierno, Vladimir Lukin, elogió a la policía por su "buen trabajo". En total había 52.000 efectivos desplegados.

En Moscú los manifestantes exigieron la dimisión de Putin y la liberación de presos políticos como el ex magnate petrolero Mijail Jodorkovsky. También se vieron sobre todo banderas naranjas del movimiento crítico con el gobierno Solidarnost.

La multitud apoyó una resolución de cinco puntos aprobada en la protesta que exige al gobierno la convocatoria a nuevas elecciones y que fue dada a conocer en el portal kasparov.ru, crítico con el Kremlin.

En el texto, publicado en la web que lidera el ex campeón de ajedrez Garry Kasparov, los organizadores ponen al gobierno un plazo de dos semanas para dar una respuesta a sus peticiones.

Los manifestantes se sumaron a la protesta a través de las redes sociales, aunque muchos detractores de Putin se quedaron en casa por temor a represalias.

Líderes opositores como el bloguero Alexei Navalni y el político Ilya Yashin no pudieron asistir a la protesta, pues fueron condenados a 15 días de arresto por presunta resistencia ante la policía durante una manifestación no autorizada.
Según informó la agencia de noticias Itar-Tass, el inicio de la protesta se retrasó debido a la enorme afluencia de participantes. La organización acusó a la policía de intentar boicotear la concentración, pues a un lado de la plaza había solo dos marcos metálicos por los que debían entrar todos los manifestantes.

También en numerosas ciudades rusas se registraron manifestaciones de opositores y se practicaron numerosas detenciones. En San Petersburgo participaron 5.000 personas a la manifestación autorizada, según informó la agencia de noticias Interfax. La policía disolvió en la segunda ciudad del país una concentración no permitida y detuvo a una decena de personas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar