"Ni Israel ni sus amos se atreverán a atacarnos"

Mundo

Vocero del ala más extrema del régimen de Irán, el presidente Ahmadinejad ha lanzado un activo proselitismo en América latina. Esto, que incluye una sólida alianza con Hugo Chávez, Evo Morales, Daniel Ortega y Rafael Correa, molestó tanto dentro de la región como en su propio país. Allí, tanto el sector reformista como el conservador se preguntaron por la utilidad de buscar alianzas tan lejos e irritar más a EE.UU., cuando Irán se arriesga a un ataque militar por su plan nuclear. En esta entrevista, el líder ultraislamista arremete contra Washington y Londres, pone en duda el Holocausto y proclama la destrucción de Israel.

Managua - La entrevista tiene lugar en Managua, adonde el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, llegó el sábado pasado, procedente de Venezuela. La visita de Ahmadinejad a Latinoamérica ha levantado un natural revuelo en la zona. Nos encontramos en la sexta planta del hotel Crowne Plaza, en su habitación, que parece un hormiguero. Sin embargo, las medidas de seguridad son discretas. Ahmadinejad aparece a los pocos minutos. Es de contextura menuda, rostro de fácil sonrisa y gestos amables y suaves. Saluda con mucha cordialidad.

Periodista: Oriente Próximo vive una aguda crisis, e Irán desempeña un papel imprescindible. Estados Unidos acusa a Irán y a Siria de promover la guerra en Irak y ha amenazado con adoptar medidas contra ambos países. ¿Cuál es la posición de Irán en relación con las acusaciones de EE.UU.?

Mahmud Ahmadinejad: EE.UU., que está a 10.000 kilómetros de Oriente Próximo, ha enviado sus tropas a Irak y tiene ocupadas sus calles y ciudades. Luego acusa a los países vecinos de intervenir en Irak. El pueblo iraní y el pueblo iraquí han convivido en paz durante cientos de años. Millones de personas se mueven entre ambos países y existen muchos vínculos familiares y de parentesco entre ambos pueblos.

Creo que ha llegado el momento de que las grandes potencias cambien sus percepciones sobre los asuntos internacionales y sobre esta región. No había armas de destrucción masiva, ni está ya Saddam. Irak tiene una Constitución y un buen gobierno elegido por el pueblo. Por tanto, ¿por qué siguen británicos y estadounidenses en Irak? Nosotros hemos llegado a la conclusión de que las armas de destrucción masiva y Saddam eran simples pretextos para atacar Irak. El problema de Irak es la presencia de tropas extranjeras.

P.: El «Sunday Times» ha publicado que Israel podría estar preparando un ataque, incluso atómico, contra las instalaciones nucleares iraníes. ¿Qué ocurriría en ese caso? ¿Cuál sería la respuesta de Irán?

M.A.: El régimen sionista es un régimen ilegítimo. Se ha creado esencialmente para amenazar a otros pueblos. La existencia de este régimen se basa en amenazar a otros Estados. Todos los pueblos de Oriente Próximo odian el régimen sionista. Es un régimen impuesto, dictatorial, totalitario, en la región. Ese régimen está interesado en hacer daño al pueblo iraní. Tienen muchos sueños, pero no son omnipotentes. Son impotentes en lo referente a materializar esos sueños. Conocen bien la potencia del pueblo iraní. Creo que nunca tendrán la osadía de atacarnos, ni ellos ni sus amos. No harán tal tontería.

P.: Se ha publicado que usted aboga por la destrucción de Israel.

M.A.: Mi opinión es muy clara. Yo he hecho dos preguntas y presentado dos propuestas. Mi primera pregunta es la siguiente: si el Holocausto ha sido una realidad, si existió, ¿por qué no hay una información clara? ¿Por qué no permiteninvestigar sobre ese tema? Vemos que cualquier investigador que quiere abrir puertas resulta condenado. No permiten formular preguntas al respecto. Si efectivamente ha existido el Holocausto, ¿dónde ocurrió? ¿Qué culpa tiene el pueblo palestino? Bajo el pretexto del Holocausto han impuesto durante seis décadas un régimen al pueblo palestino. Si el Holocausto ocurrió en otro lugar, ¿qué tiene que ver eso con Palestina y el pueblo palestino? Creemos que imponer ese régimen al pueblo palestino es la mayor injusticia que ha existido en la historia de la humanidad. Llevan 60 años refugiados y expulsados de su territorio. Cada día, una matanza en las calles de Palestina.

También hemos formulado dos propuestas claras a los países occidentales que, por intereses económicos y políticos, han impuesto el régimen sionista a los pueblos de la región. La primera propuesta es: si han sido ustedes quienes han impuesto ese régimen al pueblo palestino, deben ser ustedes quienes lo quiten. Británicos y estadounidenses tienen que llevárselo.

Si no aceptan la primera propuesta, vamos a la segunda, que es celebrar un referendo popular, democrático, en el que participe todo el pueblo palestino, todos los partidos, con cristianos, judíos y musulmanes. La libre determinación es algo claro de la Carta de las Naciones Unidas. Permitamos al pueblo palestino que sea él mismo el que decida su destino. Esa es nuestra opinión y postura y creemos que se trata de algo legal y lógico.

Si resolvemos la causa del problema, ya no habrá ningún problema. Y yo le pregunto: ¿dónde está la Unión Soviética? Ha desaparecido.

P.: El informe Baker dice que Irán es imprescindible para lograr la paz en Irak. Si se pidiera el apoyo de su país para pacificar Irak, ¿estaría dispuesto a colaborar plenamente? ¿Qué pediría a cambio?

M.A.: Nosotros aspiramos a que se alcance la paz en beneficio de todos, porque somos los primeros perjudicados por la inseguridad existente en Irak. Tenemos una frontera común de más de 1.000 kilómetros. Hay terroristas que, bajo protección británica, se han infiltrado por nuestras fronteras y han puesto bombas. Nosotros pedimos a Dios que haya paz y seguridad en Irak pero, con toda claridad, creemos que ni el Reino Unido ni EE.UU. quieren la paz. Están contra la existencia de un gobierno popular en Irak. Quieren debilitar a un gobierno popular, legítimo. Si ellos cambiaran de actitud, cambiaría todo. En Irán hemos estado siempre al lado del pueblo iraquí y también al lado del nuevo gobierno iraquí. Somos dos Estados, dos pueblos y dos gobiernos muy unidos. Estamos dispuestos a apoyar cualquier petición de ayuda que pida el gobierno iraquí.

P.: El Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución imponiendo sanciones a Irán por el dossier nuclear, con el voto de Rusia y China, considerados aliados de Irán. ¿Hay crisis con Rusia y China?

A.M.: Tanto EE.UU. como el Reino Unido están en contra del progreso del pueblo iraní. Cada progreso nuestro encuentra la oposición de estos países. Siempre que se celebran elecciones generales en Irán intentan que el pueblo iraní no acuda a las urnas. Dicen que están contra las armas nucleares, pero todo el mundo sabe que el régimen sionista posee armas atómicas, y EE.UU. y el Reino Unido sienten satisfacción a ese respecto. Irán ha colaborado generosamente con la Agencia Internacional de la Energía Atómica. Hemos respetado las normas vigentes.

El Consejo de Seguridad es el encargado de defender los derechos de los pueblos, pero EE.UU. y el Reino Unido han convertido al consejo en su instrumento. El Consejo de Seguridad ya no tiene mucho que decir. Las acciones de británicos y estadounidenses han perjudicado al pueblo iraní y desacreditado al Consejo de Seguridad. Eso se corresponde con la manera de ser de Estados Unidos y el Reino Unido, que están dispuestos a dañar a otros pueblos con tal de defender sus intereses. El descrédito y el desprestigio de la ONU no les sirven de nada. En cualquier caso, influye poco en nuestra posición política. Creemos que esta situación pondrá a EE.UU. y al Reino Unido en una posición de mayor debilidad. Están cada vez más aislados en el mundo.

P.: ¿Demuestra su gira por Latinoamérica que hay un gran interés en Irán por estrechar sus relaciones con ella?

A.M.: Estamos interesados en ampliar las relaciones con todos los gobiernos y pueblos del mundo, sobre todo con los gobiernos progresistas, con vocación de justicia social. Hoy en día los pueblos latinoamericanos están reivindicando su independencia y luchando por librarse de la arrogancia del imperialismo. Es natural que estemos junto a estos pueblos y sus aspiraciones. Tenemos relaciones excelentes con Venezuela. Con Nicaragua tuvimos relaciones muy amplias. El movimiento progresista del pueblo nicaragüense coincidió en el tiempo con la revolución iraní, en 1979. Hay, por lo tanto, un sentimiento de cercanía y amistad entre nuestros países.

Dejá tu comentario