Abre Little Island, el atractivo y polémico nuevo parque flotante de Nueva York

Mundo

Costó u$s260 millones y está ubicado sobre el río Hudson. Financiado por el millonario Barry Diller, se ganó la oposición de muchos ciudadanos por su impacto ecológico.

La ciudad de Nueva York, que dejó atrás las restricciones por el coronavirus, resurge con la apertura de Little Island, un parque flotante de u$s260 millones ubicado sobre el río Hudson, conocido también como Diller Island.

De hecho, su construcción fue financiada por el millonario Barry Diller, tras años de batallas legales, problemas de ingeniería y un encendido debate sobre el rol que los adinerados pueden jugar en el "diseño" de espacios públicos de la Gran Manzana, que desde la pequeña isla abre su período postpandemia.

Diller, que se comprometió a pagar incluso u$s120 millones para cubrir los futuros gastos del nuevo parque, diseñó el proyecto junto a su compañera, la diseñadora Diane von Fustenberg, una de las mayores partidarias del parque elevado del High Line.

El proyecto comenzó a delinearse en 2012, cuando Diller quedó cautivado por la idea del arquitecto Thomas Heatherwick, quien diseñó la antorcha en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 y la escultura Vessel en Nueva York.

Poco a poco se ganó la oposición de muchos que lo consideraban un desperdicio de un área pública así como un proyecto capaz de alterar el equilibrio de algunas especies animales que habitan en el río Hudson.

La confrontación se prolongó durante años y, finalmente, el gobernador Andrew Cuomo se vio obligado a intervenir a favor de Diller.

Dejá tu comentario