EE.UU. rompió el umbral de los 1.000 muertos y colapsan los hospitales

Mundo

Washington - Estados Unidos registró ayer 2.191 fallecimientos por la pandemia de coronavirus, más de un cuarto de ellos sólo en el estado de Nueva York, mientras que los contagios se multiplicaron poniendo al país al tope de la lista de las naciones más afectadas con 124.686 casos, según los últimos datos de la Universidad de John Hopkins.

Pese a la rapidez de los contagios registrados, el país norteamericano todavía está detrás de los números de Italia, que registra la mayor cantidad de muertos, más de 10 mil hasta ayer.

Respecto de la situación interna de Estados Unidos, Nueva York tuvo 672 fallecimientos; una cifra mucho más elevada que la del estado que le sigue, Washington, con 136 muertos y por delante de Nueva Jersey, con 86 y Luisiana, con 70.

Desde el viernes, Estados Unidos, que lidera el número de contagios en el mundo, superó la barrera de los 100.000 casos de Covid-19 Acorde a la cantidad de fallecidos, el estado de Nueva York reúne casi la mitad de los infectados del país, con 53.520 contagios.

El sábado a la noche el presidente estadounidense Donald Trump descartó la necesidad de dictar una cuarentena en los estados de Nueva York, Nueva Jersey y partes de Connecticut, horas después de afirmar que estaban analizando esa posibilidad.

De hecho, la posibilidad de que dictar medidas restrictivas desde el Gobierno federal abrió una fuerte polémica con diferentes gobernadores y, en especial, con el mandatario neoyorquino, Andrew Cuomo.

“Bajo la recomendación del Grupo de Trabajo de la Casa Blanca, y tras consultas con los gobernadores de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, le pedí a los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) que emitan un fuerte aviso de viaje, que será administrado por los gobernadores, en acuerdo con el Gobierno federal” dijo Trump a través de la red social Twitter. “No será necesaria una cuarentena”, indicó Trump en su hilo de tuits.

Durante el día, Cuomo se había mostrado opuesto a la idea de Trump de imponer una cuarentena obligatoria y aseguró que una medida de ese tipo sería una “declaración de guerra a los estados”. “Sería un caos y un tumulto”, aseguró el demócrata Cuomo en una entrevista con la cadena CNN, en la que puso en duda la legalidad de la cuarentena de dos semanas.

De todas maneras, las críticas a Trump volvieron a repetirse esta vez en voz de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. La líder demócrata centró sus dardos en la supuesta respuesta lenta y descoordinada ante el coronavirus y acusó a Trump de ignorar el alcance de la pandemia.

En ese contexto, Nueva York, Nueva Orleans y otras grandes ciudades anticiparon que se quedarán sin respiradores artificiales y otros suministros médicos en unos días.

La ciudad de Nueva York necesitará cientos de respiradores más en unos pocos días y más máscaras, batas y otros suministros para el 5 de abril, dijo el alcalde Bill de Blasio a CNN. Nueva Orleans se quedará sin respiradores médicos cerca del 4 de abril y los funcionarios del estado de Luisiana aún no saben si recibirán alguno de una reserva nacional, dijo el gobernador.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario