La OMS alerta que faltan casi u$s17.000 millones para ayudar a países pobres

Mundo

A través de su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el organismo señaló que de forma urgente se necesitan u$s8.000 millones para compra de equipos, test, vacunas y tratamientos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este martes que se necesitan casi u$s17.000 millones para ayudar a países pobres a adquirir vacunas y equipos de proyección para luchar contra la pandemia de coronavirus Covid-19 que genera en esas naciones "oleadas de hospitalizaciones y muertos".

A través de su director, Tedros Adhanom Ghebreyesus, el organismo señaló que hay donantes privados que prometieron aportar, para 2020-2021, unos u$s17.700 millones al Acelerador ACT, un dispositivo que se encarga de facilitar el acceso a las herramientas en estados de ingresos bajos y medios.

Pero aún faltan u$s16.800 millones, algo más de u$s8.000 millones de forma urgente, alertó la agencia sanitaria.

"Los países que están abriendo sus empresas son los que han controlado ampliamente el abastecimiento de material de emergencia, como los equipos de protección personal, los test, el oxígeno y, especialmente, las vacunas", explicó Adhanom Ghebreyesus.

En este tiempo, señaló el director, las naciones que no tienen acceso a estos productos "tienen que enfrentar oleadas de hospitalizaciones y muertos. Algo que todavía se ha agravado más por las variantes del virus".

Mentalidad colonial e inequidad en el acceso a las vacunas

El pasado 25 de junio, el organismo volvió a repudiar la inequidad en la distribución de vacunas contra el coronavirus a nivel global al explicar que provoca cuantiosas víctimas en países pobres y aseguró que existe una "mentalidad colonial" para evitar compartir las dosis.

"El mundo está fracasando ante la pandemia por el acceso inequitativo a las inmunizaciones y la mentalidad colonial usada para no compartir las vacunas", recalcó.

“Seamos claros, el problema no es que los países en desarrollo tengan un sistema de distribución deficiente o que su población tenga reticencia a vacunarse, el problema es que en esos países no hay vacunas”, planteó.

Dejá tu comentario