España denuncia que el teléfono de Pedro Sánchez fue objeto de "escuchas ilegales y externas"

Mundo

El móvil del presidente fue pirateado con el software Pegasus en mayo pasado. Ocurre en medio del escándalo por el espionaje a líderes catalanes.

Los teléfonos móviles del presidente de España, Pedro Sánchez, y su ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron objeto de escuchas "ilegales" y "externas" a través del programa informático israelí Pegasus, afirmó el lunes el gobierno español.

"No son suposiciones", declaró, durante una conferencia de prensa convocada con carácter urgente, el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, que habló de "hechos de enorme gravedad" ocurridos en 2021.

"Tenemos la absoluta seguridad de que es un ataque externo porque en España, en una democracia como la nuestra, todas las intervenciones se producen por organismos oficiales y con autorización judicial", indicó Bolaños.

"En este caso, no se ha producido ninguna de las dos circunstancias", agregó. "Por eso tenemos la seguridad, no tenemos ninguna duda de que es una infección, es una intervención que es externa", subrayó el ministro.

Bolaños no precisó, sin embargo, si las autoridades de España manejan algún indicio sobre quién puede estar detrás de esta intervención ni de si piensan en algún país extranjero.

"Cuando hablamos de que es una intrusión externa, lo que queremos decir es que es ajena a los organismos estatales y que no cuenta con autorización judicial", explicó el ministro.

Bolaños indicó que habían sido detectadas "dos intrusiones" en el celular de Pedro Sánchez en mayo de 2021 y una en el de Margarita Robles, en junio de 2021.

En ambos casos, las intervenciones permitieron extraer "determinado volumen de datos de ambos teléfonos móviles", añadió sin determinar la cantidad.

"No hay pruebas de que se haya producido ninguna intrusión posterior a estas fechas", señaló el representante del gobierno de Pedro Sánchez.

Concebido por la empresa israelí NSO, Pegasus permite acceder en cuanto se instala en un celular a los servicios de mensajería y a los datos, además de activar el aparato a distancia para poder captar imágenes o sonido.

NSO siempre ha afirmado que solo vende Pegasus a Estados y que estas operaciones deben tener antes el visto bueno de las autoridades israelíes.

Según la ONG Amnistía Internacional, este software podría haberse usado para piratear hasta 50.000 teléfonos móviles en el mundo.

Estas últimas revelaciones llegan en plena agitación política en España, donde el gobierno central del socialista Pedro Sánchez lleva días en tensión con los independentistas catalanes, que acusan al Centro Nacional de Inteligencia (CNI) de haberles espiado.

El caso explotó el 18 de abril, cuando Citizen Lab, un proyecto de ciberseguridad de la Universidad de Toronto, hizo público un informe que identificaba a más de 60 personas de la órbita independentista catalana que habrían tenido sus teléfonos móviles infectados entre 2017 y 2020 con el software de espionaje israelí Pegasus.

Dejá tu comentario