24 de diciembre 2007 - 00:00

Pelea de Venezuela y Colombia complica la entrega de rehenes

Pelea de Venezuela y Colombia complica la entrega de rehenes
Bogotá (EFE, AFP, ANSA) - En medio de una fuerte expectativa ante la liberación de tres rehenes de las FARC que se consideraba inminente, los gobiernos de Hugo Chávez y Alvaro Uribe se trenzaron ayer en una nueva y aguda polémica, con el primero acusando a Colombia de entorpecer el operativo de entrega con maniobras militares en la frontera y con el segundo defendiéndose de manera vehemente.

El alto comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, afirmó en Bogotá que «no hay ninguna interferencia de parte del gobierno colombiano; al contrario, hay beneplácito» por el anuncio rebelde de que entregará de manera unilateral a esos rehenes.

«No hay ningún tipo de operación militar orientada a impedir que los secuestrados sean puestos en libertad», sostuvo el funcionario en una entrevista con la cadena radial Caracol.

La afirmación fue una respuesta a las críticas de Chávez y de la senadora colombiana Piedad Córdoba, hasta hace poco intermediarios ante las FARC y quienes advirtieron por separado de supuestos obstáculos para la entrega de los cautivos.

En Colombia hay algunos grupos o sectores «cercanos al gobierno o del propio gobierno que estoy seguro de que pudieran, estoy seguro de que van a tratar de evitar la liberación exitosa», declaró Chávez el sábado durante una visita oficial a Cienfuegos (Cuba).

  • Posibilidad

    En tanto, en Caracas, la congresista liberal Córdoba -opositora a Uribe- dijo que las operaciones militares contra las FARC «pueden dar lugar a que de pronto se pueda aplazar» la liberación de Clara Rojas, su hijo Emmanuel y la ex legisladora Consuelo González de Perdomo.

    El «secretariado» (mando central) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) informó de su decisión de liberar a los tres rehenes en un comunicado fechado el 9 de diciembre último y conocido el pasado martes en Bogotá. En la nota, los rebeldes explican la puesta en libertad del niño -nacido en cautiverio- y las dos mujeres como un desagravio a Chávez -de quien se muestran muy cerca- y a Córdoba por la decisión de Uribe de cancelar sus gestiones en procura del acuerdo humanitario al que la organización condiciona la entrega de 45 personas, a cambio de medio millar de rebeldes presos, dos de ellos en Estados Unidos, adonde fueron extraditados.

    En el grupo de canjeables se destacan la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, ciudadana colombiana y francesa, y tres estadounidenses.

    Uribe suspendió el pasado 21 de noviembre, tres meses después de que las asumieran, las tareas de Chávez, como mediador, y de Córdoba, como facilitadora, lo que llevó al gobernante venezolano a congelar, en medio de severos agravios personales a su colega colombiano, las relaciones bilaterales.

  • Aceptación

    El comisionado Restrepo reiteró que su gobierno «ve con buenos ojos» la decisión rebelde de liberar a Consuelo González de Perdomo, secuestrada desde setiembre de 2001; a Clara Rojas, antigua compañera de fórmula de Betancourt, como candidata a vicepresidente, y del niño que ella procreó en cautiverio en 2003, al año siguiente de que ambas cayeran en manos de las FARC.

    «No hay ningún tipo de interferencia por parte del gobierno para que esta liberación se dé, y esperamos, como todos los colombianos, que muy pronto, ojalá de manera inmediata, estas personas regresen a casa, para satisfacción de sus familias», subrayó el funcionario.

    En este contexto, defendió que la actuación oficial ante el anuncio de las FARC ha sido de « enorme prudencia», y les pidió a Chávez y a Córdoba la misma actitud, «porque, de lo contrario, se enrarece el ambiente». Tanto Uribe como el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y las fuerzas de seguridad, enfatizó Restrepo, «han dicho de manera expresa que no seremos obstáculo para esta liberación».

    Aunque se especula que la entrega sería en territorio venezolano antes de Navidad, el funcionario se limitó a responder: «No tenemos ninguna información oficial». El diario bogotano «El Tiempo» dijo ayer que la entrega se produciría «en la zona selvática entre Venezuela, Colombia y Brasil». El alto cargo observó que, dada la diferencia entre la fecha del comunicado rebelde y su divulgación, es previsible que las FARC «hayan puesto en marcha los mecanismos operativos para la liberación de los secuestrados, que básicamente consisten en que ellos dejen de apuntarles con las armas y les faciliten el camino de la libertad».
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar