EEUU: noche de furia en Winsconsin por un brutal tiroteo contra un negro desarmado

Mundo

Los manifestantes incendiaron edificios y autos en reclamo de justicia por Jacob Blake, quien recibió varios disparos por la espalda por parte de policía blanco. Las fuerzas de seguridad reprimieron y pidieron ayuda a la Guardia Nacional.

Cientos de personas ignoraron el toque de queda en Kenosha, Winsconsin, y salieron a las calles la noche del lunes para exigir justicia por el caso de Jacob Blake, un negro desarmado que recibió varios balazos en la espalda por parte de un policía blanco, en protestas que terminaron con edificios y autos incendiados y gases lacrimógenos arrojados por las fuerzas de seguridad. La violencia se desató tras el anuncio del pedido de apoyo a la Guardia Nacional.

Esta es la segunda noche de enfrentamientos en la ciudad de Kenosha (sureste de Wisconsin) después de que el domingo se hiciera público un video en el que se ve cómo un policía dispara por la espalda varias veces a Jacob Blake, de 29 años, ante la mirada de sus tres hijos.

Embed

Poco después de que entrara en vigor el toque de queda fijado entre las 20 del lunes y las 07 del martes, agentes de la policía local equipados con trajes antidisturbios usaron gases lacrimógenos contra los manifestantes, constató un periodista de la AFP.

Los policías respondían al lanzamiento de botellas de agua y de fuegos artificiales, y al incendio de edificios y autos en la zona donde se encuentran los tribunales locales de esa ciudad de Estados Unidos. De acuerdo a la cadena NBC, la tensión se incrementó con el anuncio del gobernador de Wisconsin, el demócrata Tony Evers, de enviar a la Guardia Nacional para asistir a la policía local.

Horas antes, cientos de manifestantes gritaron a la cara de los agentes de policía "¡sin justicia no hay paz!" y "di su nombre -- Jacob Blake".

Medios locales informaron el lunes por la tarde que la familia de Jacob Blake afirmó que el estado de salud de la víctima mejoraba tras ser operado en el hospital de Milwaukee, unos 40 km al norte de la ciudad, a donde fue trasladado en avión.

Como ocurrió con George Floyd, el afroestadounidense de 46 años que murió asfixiado el 25 de mayo bajo las rodillas de un policía blanco, el intento de arrestar a Blake fue registrado por un testigo en un video que se volvió viral.

POLICE SHOOTING ON AN UNARMED BLACK MAN - KENOSHA WISCONSIN ON 40TH AND 28TH AVE - 8-23-2020.mp4

Las autoridades dijeron que dos policías fueron suspendidos y que se inició una investigación luego de los fuertes disturbios registrados en la noche del domingo, cuando varios vehículos fueron incendiados y hubo destrozos en un juzgado.

"Quiero que mis hijos vean cómo se produce el cambio y estoy aquí para que nunca les suceda nada como esto", dijo a la agencia AFP Michelle sin dar su apellido, mientras marchaba junto a su marido Kalvin, y sus hijos de ocho y siete años.

"Debemos estar a la altura de este movimiento y este momento y enfrentarlo con nuestra empatía, nuestra humanidad y un férreo compromiso para interrumpir el ciclo de racismo y prejuicio sistémico que devasta a las familias y comunidades negras", señaló el gobernador de Winsconsin, instando a la población a mantener las manifestaciones pacíficas.

El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, que le disputará la reelección a Donald Trump el 3 de noviembre, condenó lo ocurrido en un mensaje con la palabra "Basta" sobre fondo negro.

Cientos de personas también marcharon el lunes en la ciudad de Nueva York para mostrar su indignación por un nuevo caso de racismo y brutalidad policial. También hubo réplicas en Washington DC y Minneapolis, donde fue asesinado George Floyd desatando un movimiento de protesta jamás visto en Estados Unidos desde las movilizaciones por los derechos civiles.

Ben Crump, el abogado que representa a la familia de Floyd y tomó la defensa de Jacob Blake, dijo que el hombre solo trataba de "desescalar" una discusión entre dos mujeres. "Cuando se alejó para ver cómo estaban sus hijos, la policía le disparó varias veces en la espalda a quemarropa", señaló en un comunicado.

La policía de Kenosha rechazó las críticas y pidió esperar los resultados de una investigación del Departamento de Justicia de Wisconsin.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU en inglés) denunció lo sucedido a Jacob Blake como "otro acto repugnante de brutalidad policial".

"El hecho de que violencia policial como esta (los asesinatos de Breonna Taylor, George Floyd, Eric Garner y muchos otros) se haya convertido en algo común muestra que la institución misma de la policía en Estados Unidos está podrida en su esencia", señaló ACLU en Twitter.

Dejá tu comentario