Reino Unido y Portugal relajan las restricciones en plena pandemia

Mundo

El gobierno británico anunciará un semáforo para permitir viajes al exterior, mientras que las autoridades portuguesas autorizaron la reapertura de hoteles y museos.

Reino Unido y Portugal avanzaban este lunes en relajar restricciones, desde los permisos para viajes hasta la apertura de lugares recreativos, pese a la preocupante situación del coronavirus en Europa

El primer ministro británico, Boris Johnson, presentará en la jornada un sistema de semáforo para permitir a la ciudadanía de Reino Unido viajar al extranjero. Actualmente, los viajes están prohibidos y quienes intentan salir del país sin aportar una razón esencial se enfrentan a multas de hasta 5.000 libras (algo más de 5.900 euros).

Según el plan de desescalada actual, la fecha en la que los británicos podrían ir de vacaciones al extranjero es el 17 de mayo.

No obstante, se espera que el grupo de trabajo de viajes internacionales del Gobierno de Johnson presente un informe sobre el asunto el 12 de abril, en el que figurarán recomendaciones sobre cómo gestionar estas salidas, el riesgo de un aumento de contagios y las variantes del coronavirus importadas.

Según la información recogida por la BBC, es poco probable que las autoridades establezcan qué países estarán en cada categoría del sistema de semáforo.

Johnson, que también abordará la posibilidad de utilizar certificados de vacunación contra el coronavirus, se reunirá primero con el gabinete para aprobar la siguiente etapa de la desescalada en Reino Unido. Esta fase permitirá la reapertura de tiendas no esenciales y que pubs y restaurantes comiencen a operar en el exterior a partir del lunes próximo.

Otros cambios en la etapa dos de la 'hoja de ruta' británica implican la reapertura de servicios como peluquerías y barberías, al igual que gimnasios, spas, zoológicos, parques temáticos, bibliotecas y centros comunitarios. Además, podrán celebrarse bodas a las que asistan hasta 15 personas.

Hasta el momento, en Reino Unido se contabilizaron más de 4,3 millones de personas contagiadas con coronavirus, incluidas más de 126.800 víctimas mortales. Por su parte, más de 31,5 millones de personas recibieron la primera dosis de la vacuna, mientras que más de 5,3 millones fueron inoculadas con la segunda.

Portugal, en tanto, inició este lunes la segunda fase de su plan de desconfinamiento progresivo al reabrir la hostelería y los museos y permitir la vuelta a clase de alumnos del segundo y tercer ciclo, hasta los quince años de edad.

El plan de relajamiento de las restricciones diseñado en Portugal dibuja un escenario de cuatro fases con un intervalo de 15 días entre cada una de ellas para aliviar el impacto de las fuertes medidas dictadas a principio de año, cuando la pandemia de coronavirus golpeó duramente al país.

El plan otorga flexibilidad al Gobierno para modificar los plazos en función de la situación epidemiológica.

Los otros sectores que retoman las actividades tendrán que seguir unas normas sanitarias estrictas.

Se vuelve a permitir el consumo en bares y restaurantes, aunque solo en espacios al aire libre, con un máximo de cuatro personas por mesa y bajo la obligación de que el local cierre antes de las 22.30 los días de semana o a las 13 los fines de semana, indicó la agencia de noticias AFP.

Los museos deberán adaptar sus horarios y en los gimnasios, los cursos colectivos no están autorizados.

Finalmente, se levanta también la prohibición de circular entre municipios los fines de semana.

Portugal, que durante la primera ola de la pandemia se vio mucho menos afectado que otros países europeos, tuvo que hacer frente a una explosión de casos tras las fiestas de fin de año.

Los hospitales quedaron saturados y el Gobierno impuso un segundo confinamiento general a mediados de enero. Una semana después, cerró las escuelas.

Según los datos de la Dirección General de Salud de Portugal, el país acumula 823.335 casos confirmados y 16.879 muertes desde el inicio de la pandemia.

Dejá tu comentario