Preocupación internacional: terrorismo de Hamas ganó la elección en Palestina

Mundo

El fantasma más temido en Medio Oriente ya es una realidad. La organización islamista Hamas, responsable de casi 400 muertes de israelíes desde 1994 mediante atentados terroristas, se alzó con una clara mayoría en las elecciones legislativas del miércoles. Tanto el gobierno israelí, que encabeza interinamente Ehud Olmert, como la Casa Blanca y los líderes de Hamas reafirmaron que no hay negociación posible por el momento. En este contexto de fuertes recelos, cualquier chispa podría poner a la región al borde de un enfrentamiento abierto. Mediante el voto, los palestinos patearon el tablero. Dieron vuelta la página escrita por su emblemático y polémico líder Yasser Arafat, y dejaron aflorar un escenario a todas luces preocupante. Por un lado, el pueblo palestino, que no es precisamente el más conservador del mundo árabe, deberá asumir ahora el costo de ser gobernado bajo las estrictas condiciones del islamismo radical. También queda claro que el proceso de democratización del mundo árabe impulsado por la administración Bush puede derivar, en el actual contexto de conflictos, en los resultados menos deseables. Por si hiciera falta, el triunfo de Hamas también explicita que la eternización de un territorio fragmentado, una desocupación que supera 50% en varias ciudades y condiciones sociales cada vez más extremas llevaron al votante palestino a optar por la alternativa más radical.

Ramallah (Reuters, EFE, AFP, ANSA) - El aplastante triunfo electoral del movimiento terrorista Hamas, que logró 76 bancas en el Parlamento, causó ayer un terremoto político en la Autoridad Palestina (AP), con la renuncia del primer ministro, Ahmed Qorei, y la negativa de Al-Fatah, partido que lideró el movimiento nacionalista por cuatro décadas, a integrarse en un gobierno de unidad.

Según datos de la Comisión Electoral Central en base a 95% de los votos escrutados, el movimiento islamista obtuvo 76 bancas -nueve más que las necesarias para contar con mayoría propia en la Legislatura de 132 miembros-, contra 43 de Al-Fatah, el partido fundado por Yasser Arafat y al cual pertenece el presidente, Mahmud Abbas (Abu Mazen). Los demás escaños se los repartieron agrupaciones menores y no se informaron porcentajes de votos.

Abbas ratificó por la noche su decisión de continuar los esfuerzos para lograr un acuerdo de paz con Israel. También dijo que comenzará consultas inmediatas para formar el nuevo gobierno que dirigirá Hamas
.

«La Hoja de Ruta es el único marco para avanzar hacia la paz», dijo en referencia al plan de pacificación impulsado por EE.UU., la Unión Europea, Rusia y la ONU. Sin embargo, las señales lanzadas por Israel y la comunidad internacional apuntan no sólo a un congelamiento instantáneo del proceso de paz sino también a un posible bloqueo de la ayuda financiera a la AP.

Poco después de conocerse la tendencia irreversible en favor de los extremistas islámicos, tendencia que contradijo a todas las encuestas en boca de urna difundidas el miércoles, Abbas pidió a las partes «respeto a los resultados de unos comicios que sólo pueden calificarse de honestos», anunció su vocero, Nabil Abu Rudeina.

Además instó a todos a que se comporten «con responsabilidad, a respetar la ley y aceptar la voluntad del pueblo palestino libre y la forma en que se expresó en las urnas».

• Ratificación

Hamas, considerado un grupo terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, es contrario al diálogo de paz con Israel, al cual tampoco reconoce el derecho a existir.

Hamas ratificó que continuará con la resistencia mientras Israel mantenga la ocupación en Cisjordania, en tanto que el gobierno israelí de Ehud Olemrt insiste en condicionar cualquier eventual diálogo al desarme de los grupos terroristas
.

Hamas invitó a todos los partidos palestinos a mantener conversaciones con vistas a la conformación de una « asociación política» de gobierno.

El negociador y dirigente del partido de Abbas,
Zaeb Erekat, dijo: «El pueblo nos dijo afuera y a Hamas adentro. Les corresponde a ellos gobernar. Iremos a la oposición».

«Hoy le decimos a Hamas: ahora somos su oposición y les deseamos suerte. Hicimos lo mejor que pudimos pero no conseguimos traer la paz. Así es la democracia. Los que pierden se van y nosotros no podíamos ser una excepción»,
declaró.

• Lección

El voto castigo a Al-Fatah «es un 'no' rotundo a la corrupción, la inseguridad, la poca transparencia a la hora de tomar decisiones y, sobre todo, al proceso de paz conducido por este partido», declaró el analista de la universidad de Bir Zeit, Jalil Jerbawi.

Uno de los líderes de Hamas,
Ismail Haniya, dijo que «nuestra victoria es una lección a la comunidad internacional y cambiará la actitud de Israel, los países árabes y Occidente hacia el conflicto palestino-israelí».

Por su parte, otro líder de Hamas en el exilio, Mahmud a-Zahar, ratificó que «la lucha armada contra Israel continuará y nuestra victoria llevará a Israel a hacer concesiones».

Miles de palestinos salieron ayer a las calles con banderas verdes (el color del Islam) para festejar el conmocionante triunfo de Hamas, luego de que en la víspera todos los datos de «boca de urna» hablaban de una supuesta victoria a Al-Fatah. Las plegarias en la calle y los disparos al aire fueron parte de esas celebraciones.

El movimiento islámico arrasó en Hebrón y en Belén, ganó en Gaza, su bastión, y en Jerusalén, donde el gobierno israelí le había prohibido realizar campaña proselitista por su declarada negativa al derecho de existencia del vecino país.

Algunos observadores señalaron como un factor para explicar la avalancha de votos el hecho de que se eligió a candidatos sin antecedentes de corrupción o mal gobierno.

Seguidores de Al-Fatah y de Hamas se enfrentaron violentamente por la tarde en Ramallah, Cisjordania, dijeron testigos de los disturbios, y agregaron que un fuerte despliegue policial controló la situación
.

Cientos de seguidores de la organización islamista se habían reunido ante el Parlamento palestino para celebrar la victoria. Los testigos agregaron que los militantes de Al-Fatah destruyeron banderas verdes de Hamas.

Durante los choques se arrojaban piedras y se escucharon, además, disparos de armas de fuego.

• Bandera

Los testigos agregaron que los seguidores de Hamas colocaron una bandera de su movimiento sobre el edificio del Parlamento palestino, que quitaron por la fuerza los activistas de Al-Fatah.

Mientras se desarrollaban esos disturbios llegaron al lugar las fuerzas policiales, que controlaron la situación con la ayuda de los dirigentes de Hamas, que llamaron a sus seguidores a retirarse del área.

Dejá tu comentario