Presidente italiano pide "mesura" a los líderes políticos

Mundo

El presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, pidió a la clase política de su país "mesura, realismo y sentido de responsabilidad" por el interés general y la imagen internacional, ante la ingobernabilidad que se perfila tras las recientes elecciones generales de Italia. A su vuelta a Italia de un viaje de varios días por Alemania, el jefe del Estado emitió un comunicado para intentar frenar el continuo flujo público de "hipótesis disparatadas" para salir del actual bloqueo político, debido a que la coalición de centroizquierda ganadora de las elecciones no tiene la mayoría suficiente en el Senado para formar Gobierno.

"Insistiendo en la atención y respeto por todo análisis libre y, sobre todo, reservándome cualquier valoración autónoma en la fase de las previstas consultas formales con las fuerzas políticas representadas en el Parlamento, me permito la posibilidad de pedir a todos los sujetos políticos mesura, realismo y sentido de responsabilidad en estos días de reflexiones", afirmó Napolitano."Todos tenemos el deber de salvaguardar el interés general y la imagen internacional del país, evitando prematuras determinaciones categóricas de tipo partidista", añadió.

El presidente de la República posee un mandato que expira en mayo. Su sucesor tendrá que ser elegido por el Parlamento surgido de una votación a mediados de abril. Este mensaje que busca conciliación fue expedido una vez que ha podido analizar mejor, ya en Italia, los constantes comentarios de los líderes políticos, según él mismo reconoció.

"Se han expresado -tanto por parte de analistas y comentaristas como por parte de exponentes políticos- las hipótesis más disparatadas sobre las soluciones que se han de llevar a cabo", afirmó el presidente de la República. Entre esas posibilidades aventuradas figuran desde un llamado "gobernísimo" con un pacto entre el progresista Partido Demócrata (PD) de Pier Luigi Bersani y el conservador Pueblo de la Libertad (PDL) de Silvio Berlusconi, hasta una reforma de la ley electoral y la convocatoria de nuevas elecciones, toda vez que el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo se niega a apoyar ninguna alianza de Gobierno.

El calendario político italiano prevé que el próximo 15 de marzo los recién elegidos diputados y senadores acudan por primera vez al Parlamento y que el 21 de marzo Napolitano comience con el periodo de consultas para hacer el encargo a un candidato de formar Gobierno y pedir después un voto de confianza (investidura) en las Cámaras.

En tanto, el exhumorista Beppe Grillo, que obtuvo 25,5% de los sufragios en las recientes legislativas italianas, quiere renegociar la deuda de su país, según sus declaraciones al semanario alemán Focus. "Estamos aplastados, no por el euro, sino por nuestro endeudamiento. Cuando los intereses se elevan a 100.000 millones de euros por año, uno está muerto. No existe alternativa" a una renegociación de los bonos soberanos, afirmó el opositor.

El líder antisistema comparó los títulos emitidos por los Estados con las acciones de empresas: "Cuando compro una acción de una compañía y quiebra, es mala suerte. Asumí un riesgo y perdí", añadió. Y afirmó que la situación es tan precaria en Italia que "dentro de seis meses ya no podremos pagar las jubilaciones y los salarios de la administración pública". Según Focus, que cita a Grillo usando el estilo indirecto, si la situación financiera en Italia no cambia, el país saldrá del euro y volverá a la lira.

En Alemania se han alzado voces para reclamar la salida de Italia de la zona euro si no logra formar un gobierno que siga aplicando las reformas estructurales. Lo pide sobre todo el ala euroescéptica de la coalición gubernamental de la canciller Angela Merkel. Sin embargo, la jefa del gobierno alemán expresó el jueves "su confianza en el sentido de la responsabilidad de las fuerzas políticas en Italia".

En el mismo número de Focus, el ministro de Economía alemán y vicecanciller, Philip Rösler, exhorta a Italia a continuar por el camino trazado por el último jefe de gobierno, Mario Monti. "Italia, como gran economía en Europa, tiene una gran responsabilidad. No hay alternativa a la política de reformas estructurales emprendida. Confío en que todos los responsables de Italia reconozcan la importancia de (preservar) la estabilidad", declaró el ministro.

Dejá tu comentario