Primer día como Papa emérito: Ratzinger rezó y miró la TV

Mundo

Un relajado y descansado Papa emérito Benedicto XVI leía mensajes de buenos deseos y paseaba por los jardines de su palacio de retiro el viernes, mientras los cardenales que elegirán a su sucesor planeaban para la semana próxima la primera reunión antes de empezar el cónclave.

Benedicto, de 85 años, vio los reportes televisados de su partida del Vaticano el jueves por la noche y después durmió profundamente en la residencia papal de verano de Castel Gandolfo, donde permanecerá por unos dos meses, dijo un portavoz de la Santa Sede.

"El durmió muy bien. La atmósfera era sumamente relajada y pacífica", dijo a periodistas el reverendo Francisco Lombardi, al relatar lo que le informó por teléfono el secretario personal de Benedicto, el arzobispo Georg Gaenswein, desde el palacio situado al sur de Roma.

Benedicto se llevó discos compactos de su música favorita y numerosos libros de teología, historia y filosofía, dijo Lombardi, y pronto reanudará sus sesiones de piano por las noches.

En el Vaticano, el decano del Colegio de Cardenales invitó oficialmente a todos los "príncipes de la Iglesia" elegibles a reunirse en Roma para preparar el cónclave secreto que elegirá al próximo líder de los católicos.

El cardenal Angelo Sodano estableció para el lunes por la mañana la primera sesión de congregaciones generales, las reuniones antes del cónclave donde los cardenales discuten sobre los desafíos para la mayor Iglesia del mundo y evalúan discretamente a los posibles candidatos al papado.

Habrá otra sesión por la tarde, en lo que parecía ser un esfuerzo por permitir la mayor cantidad de discusiones posibles dentro de un corto periodo de tiempo. Las mismas conversaciones antes del cónclave del 2005 que eligió a Benedicto XVI se realizaron sólo durante las mañanas.

Dejá tu comentario