Primera visita oficial de Obama a Medio Oriente

Mundo

Barack Obama arribará este miércoles a Medio Oriente en su primera visita a Israel y Palestina como presidente de Estados Unidos pero sin una nueva propuesta para relanzar el estancado plan de paz para la región, que lo recibe con protestas y pocas expectativas.

A su llegada a Jerusalén, Obama se convertirá en el noveno mandatario estadounidense en visitar Israel, donde tiene previsto reunirse hasta tres veces con el primer ministro Benjamin Netanyahu y con el presidente Shimon Peres.

Sin embargo, en su gira por Medio Oriente, que culminará el viernes en Jordania, el mandatario demócrata no tiene previsto proponer el relanzamiento de las conversaciones de paz entre israelíes y palestinos, tal como ya adelantó la Casa Blanca.

En Israel, el vocero del gobierno, Mark Regev, dijo que impedir que Irán desarrolle armas nucleares, la expansión a la región de la violencia del conflicto en Siria y el proceso de paz con los palestinos, estancado desde hace cuatro años, centrarán la agenda de Netanyahu y Obama.

Asimismo, la prioridad de Obama será recomponer su relación, marcada en ocasiones por las tensiones, con el ahora debilitado Netanyahu, que logró formar un nuevo gobierno de coalición recién esta semana, tras siete semanas de arduas negociaciones.

Según analistas, la visita de Obama a Israel puede aliviar críticas en Estados Unidos de quienes interpretan el hecho de que no haya visitado Israel en su primer período como una señal de que apoya menos que sus predecesores al Estado judío, un histórico aliado.

Es que más allá de la paz en Medio Oriente, los dos líderes tienen metas similares para la región, como poner fin al conflicto en Siria y contener la inestabilidad política en Egipto, el único país de la región, junto con Jordania, que tiene un tratado de paz con Israel.

Obama, que pasará dos noches en Jerusalén y visitará Cisjordania el jueves para reunirse con las autoridades palestinas, antes de viajar a Jordania el viernes, tiene previsto realizar varias visitas culturales en la región, todas llenas de simbolismo.

En Israel acudirá a varios actos destinados a reconocer al pueblo judío, visitará el Museo Israel de Jerusalén para ver los Rollos del Mar Muerto, una serie de manuscritos atribuidos a la antigua comunidad judía de los esenios, y la tumba de Theodor Herzl, padre del sionismo moderno.

También visitará la tumba de Yitzhak Rabin, el primer ministro asesinado en 1995 por un extremista judío opuesto a la política de cambiar tierras con los palestinos a cambio de la paz.

Además, en su principal presentación, Obama ofrecerá un discurso ante una audiencia integrada en su mayor parte por estudiantes israelíes, parte de su esfuerzo por establecer contacto con el público, particularmente los jóvenes.

Por la primera visita a Israel de Obama como presidente, las calles de Jerusalén fueron adornadas con grandes banderas de Estados Unidos y carteles en inglés y en hebreo que celebran la visita, bautizada Alianza Irrompible.

Algunas de las banderas fueron dañadas, como muestra del rechazo que provoca el presidente estadounidense en la derecha israelí más radical, que le llama Barack Hussein Obama, en alusión a su presunta inclinación a favorecer a los palestinos y a los musulmanes en general.

En Palestina, el mandatario norteamericano se entrevistará en Ramallah con el presidente palestino, Mahmud Abbas, y su primer ministro Salam Fayyad, en medio de un proceso de paz estancado y sin la expectativa de que sea relanzado.

Las negociaciones directas entre israelíes y palestinos, impulsadas por Obama en su primer mandato se reiniciaron brevemente en septiembre de 2010 para suspenderse tres semanas más tarde por la negativa israelí a dejar de construir en las colonias y la palestina a dialogar mientras siga su crecimiento.

Además, el ingreso de Palestina en la ONU como estado observador no miembro en noviembre pasado fue rechazado por Estados Unidos e Israel, ya que consideran que forma parte de una estrategia unilateral de declaración de soberanía.

Durante su estadía en Palestina, Obama acudirá a Belén para visitar la Basílica de la Natividad, el lugar donde la tradición cristiana ubica el nacimiento de Jesús y el único sitio religioso que recorrerá el mandatario, que no irá a santuarios judíos ni musulmanes.

A dos días de su llegada, un centenar de palestinos se manifestó hoy en Ramallah para protestar por la visita del presidente estadounidense.

"Obama apoya a Israel y por lo tanto apoya la ocupación de nuestro territorio. No le damos la bienvenida a nadie que apoye la ocupación", dijo Omar Assaf, uno de los organizadores de la protesta, citado por la agencia de noticias DPA.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, llegó hoy a Israel para preparar la visita que iniciará mañana Obama y se quedará en la zona para impulsar la reanudación del diálogo de paz.

El mandatario demócrata, reelecto en noviembre pasado, continuará su gira con una visita el viernes a Jordania, un importante aliado estadounidense, donde el mandatario será recibido por el rey Abudallah, con quien departirá sobre la violencia por el conflicto en la vecina Siria.

Más de 450.000 sirios buscaron refugio en territorio jordano, atestando campamentos de refugiados y abrumando la capacidad de las entidades de asistencia desde que estalló el conflicto sirio, hace dos años.

Dejá tu comentario