Renunció asesor de Obama que vinculó a Bush con los atentados del 11-S

Mundo

Un asesor en temas ambientales del presidente estadounidense, Barack Obama, renunció tras tomar estado público su apoyo a una organización que acusa al gobierno del ex presidente George W. Bush de estar implicado en los atentados del 11 de septiembre.

El consejero especial para empleos verdes, empresa e innovación de la Casa Blanca, Van Jones, fue relacionado con los esfuerzos de grupos estadounidenses que sostienen que el propio gobierno de Bush jugó un papel en los ataques 11-S -a las Torres Gemelas del World Trade Center y el Pentágono-, además de haber hecho comentarios calificados de "humillantes" por los republicanos.

El ex funcionario dijo que renunció a su cargo debido a una "maliciosa campaña difamatoria" orquestada desde el bando opositor republicano.

En el comunicado de anuncio de su dimisión, Jones asegura que, a pesar de esta campaña, prefería dimitir en beneficio de "las históricas reformas del sistema sanitario y energético", pues no puede permitir que los demócratas "pierdan su precioso tiempo en defenderme o explicar mi pasado".

"Necesitamos que todos centren sus esfuerzos en luchar por un futuro mejor", apuntó el renunciado funcionario, especialista en asuntos medioambientales y energéticos, que entró en la Casa Blanca el pasado mes de marzo.

La semana pasada, Jones debió pedir disculpas en público, después de que se conociera la existencia de una grabación en la que arremetía duramente contra los republicanos durante un discurso pronunciado antes de entrar a formar parte del Gobierno.

Pocos días antes se había conocido que firmó en apoyo de un grupo de activistas que vinculan a la Administración Bush con los atentados del 11-S, por lo que los varios diputados y senadores republicanos habían exigido su destitución inmediata.

El vocero del presidente Obama, Robert Gibbs, aclaró que el demócrata "nunca avaló los comentarios de Jones".

El portavoz explicó al programa "Esta semana" de la cadena ABC, que Van Jones "entendió que se iba a meter en el camino" y que se volvería una carga para el gobierno.

En su carta de dimisión, Jones explicó que el hecho se enmarca en una campaña de desprestigio en su contra, cuyo objetivo es "usar mentiras y distorsiones para distraer y dividir justo en la víspera de luchas históricas por la salud pública y la energía limpia".

Dejá tu comentario