Rusia critica a Estados Unidos y la OTAN por no tener en cuenta sus preocupaciones de seguridad

Mundo

Moscú reaccionó fríamente a la respuesta que sus rivales enviaron respecto a sus demandas por la crisis de Ucrania. No obstante, avanzará diplomáticamente en puntos menores.

Rusia acogió el jueves con frialdad el rechazo de Estados Unidos y la OTAN a sus exigencias de seguridad en torno a la crisis en Ucrania, aunque ambas partes han dejado la puerta abierta a mantener el diálogo.

Tanto Estados Unidos como la OTAN rechazaron el miércoles por escrito las peticiones claves de Moscú: el fin de la política de ampliación de la alianza transatlántica hacia la antigua zona de influencia soviética y un repliegue militar a las posiciones de 1997.

Con decenas de miles de soldados desplegados en la frontera con Ucrania que alimentan temores de una posible invasión, Rusia alega que se siente amenazada y busca rediseñar la arquitectura de seguridad europea surgida tras el fin de la Guerra Fría y la caída de la URSS.

"No se puede decir que nuestros puntos de vista hayan sido tomados en cuenta o que haya una voluntad de atender nuestras preocupaciones", dijo a la prensa el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, señalando que su gobierno "no se dará prisa" en responder al rechazo estadounidense.

Por su parte, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, lamentó la respuesta negativa "a la cuestión principal" planteada por Rusia: que la OTAN no se amplíe, especialmente a Ucrania.

Pero dejó la puerta abierta al diálogo señalando que "hay una reacción que permite esperar el inicio de una discusión seria sobre cuestiones secundarias".

El secretario de Estado estadounidense Antony Blinken indicó en la víspera que había propuesto "un canal diplomático serio si Rusia lo desea". Anteriormente, Washington había evocado compromisos en control armamentístico o en transparencia en ejercicios militares.

Mientras las maniobras diplomáticas se multiplican, el temor de una escalada bélica sigue resonando en el este de Europa, con unos 100.000 soldados rusos desplegados en la frontera de Ucrania desde finales del año anterior.

La número dos de Blinken, Wendy Sherman, apuntó que "todo indica" que el presidente Vladímir Putin "usará la fuerza militar en algún momento, quizás entre ahora y mediados de febrero".

Moscú rechaza cualquier intención bélica y asegura responder a la amenaza planteada por la OTAN, a la que pide "garantías jurídicas" para frenar su expansión hacia su antigua zona de influencia.

Pero tanto Estados Unidos como la alianza transatlántica se niegan a hacerlo, alegando el derecho de cada país a escoger sus aliados.

Las potencias occidentales han amenazado a Rusia con importantes sanciones económicas si sus tropas avanzan hacia Ucrania.

La jefa de la diplomacia alemana, Annalena Baerbock, indicó que estas afectarían al polémico gasoducto ruso-germano Nord Stream II, que espera su puesta en marcha.

Por primera vez, China se posicionó en esta crisis y se alineó con las tesis de Rusia, con quien suele mostrarse cercana.

"Las razonables preocupaciones de seguridad de Rusia deben ser tomadas con seriedad y resueltas", indicó su ministro de Exteriores Wang Yi en una llamada con Blinken en la que exhortó a todas las partes a "abstenerse de incrementar la tensión".

De su lado, el secretario de Estado advirtió a Pekín que una agresión de Rusia contra Ucrania supondría "riesgos económicos y de seguridad globales".

Aunque la crisis haya escalado, Ucrania es foco de tensiones desde 2014, cuando Rusia anexionó la península de Crimea y se desató un conflicto entre las autoridades prooccidentales de Kiev y separatistas prorrusos en la región oriental del Donbás que ha dejado más de 13.000 muertos.

Dejá tu comentario