Sancionarán a Norcorea. Hablan de ataque militar

Mundo

Cuando el mundo discutía obsesivamente sobre la amenaza que supone el plan atómico iraní, uno de los últimos regímenes comunistas del mundo, Corea del Norte, da motivos más inmediatos de preocupación. Ese país de Oriente se probó ayer como una potencia atómica emergente al detonar un artefacto nuclear, para alarma de sus vecinos, sobre todo los pro norteamericanos Corea del Sur y Japón, que temen estar en su mira. La comunidad internacional condenó duramente la extorsión de Pyongyang, y se descuenta que el Consejo de Seguridad de la ONU avanzará en la rápida imposición de sanciones. Pero el tiempo apremia, y muchos observadores temen que ese tipo de medidas no sirva para atender la urgencia del problema, alimentado además por un activo programa misilístico. Pensando en eso es que George W. Bush aludió ayer a la posibilidad de lanzar acciones militares.

Pyongyang, Seúl y Nueva York (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - La noticia de que Corea del Norte realizó su primera prueba nuclear subterránea provocó ayer fuertes condenas en todo el mundo, y el Consejo de Seguridad de la ONU comenzó a analizar una resolución para imponer sanciones a Pyonyang, que incluiría la posibilidad del uso de la fuerza.

El presidente de turno del Consejo, el embajador japonés Kenzo Oshima, manifestó que después de la primera ronda de consultas de carácter privado, «existe un deseo de este órgano a responder con firmeza a una amenaza que afecta a la paz y a la seguridad».

«Todos los miembros han condenado firmemente la acción y han expresado la urgencia de que Corea del Norte vuelva a las negociaciones a seis bandas (China, Japón, Rusia, EE.UU. y las dos Corea) para que abandone su programa nuclear y todo lo relacionado con misiles», declaró el diplomático nipón.

Estas conversaciones a seis bandas se encuentran desde noviembre boicoteadas por Corea del Norte, que exige antes el retiro de una serie de sanciones financieras impuestas por Washington a bancos y entidades sospechosas de lavar dinero para Pyongyang.

  • Alerta

    La prueba nuclear fue detectada por los servicios de inteligencia de Corea del Sur, cuyo presidente, Roh Moohyun, convocó reunión de urgencia del Consejo de Seguridad Nacional y puso en alerta al ejército.

    El nuevo primer ministro japonés, Shinzo Abe, viajó ayer a Seúl en visita oficial, donde señaló que el test «es imperdonable». Tanto Roh Moo-hyun como el premier nipón coincidieron que sus respectivos gobiernos están en contacto permanente con China y EE.UU. para analizar la situación tras esta prueba de fuerza sin precedentes de Corea del Norte.

    Por su parte, George W. Bush, aseguró que «la comunidad internacional responderá» a la amenaza que supone la prueba nuclear realizada por Corea del Norte. En una declaración hecha desde la Casa Blanca y centrada exclusivamente en el caso norcoreano, el presidente estadounidense subrayó que el paso dado por Pyongyang plantea «una amenaza para la paz internacional y la seguridad».

    «Presenté una serie de elementos que Estados Unidos quiere que los miembros del Consejo de Seguridad consideren en una resolución bajo el capítulo 7» de la Carta de las Naciones Unidas, añadió. Dicho capítulo prevé la imposición de duras sanciones y hasta el recurso al uso de la fuerza en caso de amenaza a la seguridad internacional.

    Asimismo, el primer ministro británico, Tony Blair, calificó de «altamente irresponsable» y «provocadora» la decisión del gobierno norcoreano de hacer estallar un artefacto nuclear, «desafiando» las advertencias de la comunidad internacional.   

  • «Irresponsable»

    El responsable de la diplomacia de la UE, Javier Solana, pidió, en tanto, una respuesta «firme y clara» de la comunidad internacional al ensayo, al que calificó de «totalmente irresponsable».

    De igual forma, la cancillería de China dijo estar « resueltamente en contra» de la prueba nuclear efectuada por Corea del Norte y pidió « firmemente» al régimen de Pyongyang que cumpla su compromiso de «desnuclearización en la península coreana».

    La realización de la prueba nuclear, que causó un sismo detectable en la región, no provocó contaminación alguna, confirmó la agencia para la Seguridad Nuclear de Japón. El organismo, que opera bajo el Ministerio de Economía, Comercio e Industria de ese país, confirmó la ausencia de anomalías en el nivel de radiación. Según las fuentes, «la sección de investigación científica condujo con éxito un test atómico subterráneo el 9 de octubre».

    El ministro de Defensa ruso, Serguéi Ivanov, indicó asimismo que la potencia del ensayo fue de 5 a 15 kilotones.

    El gobierno de Pyongyang a través de su embajador ante la ONU, Pak Gil Yon, ironizó sobre la reacción unánime de condena al test nuclear: «Sería mejor que envíen felicitaciones a los científicos e investigadores de nuestro país».

    Alarmado, el jefe de inteligencia surcoreano, Kim Seunggyu, indicó que Corea del Norte aparentemente dispone de 40 kilos de plutonio, una cantidad suficiente para fabricar siete bombas atómicas. «Dado que una bomba requiere entre cinco y seis kilos de plutonio, Corea del Norte debería poder fabricar hasta siete», explicó a la prensa. «Nosotros no podemos excluir la posibilidad de que el Norte efectúe otros ensayos nucleares. Pakistán, por ejemplo, realizó seis», recordó.

  • Potencias autorizadas

    Hasta el momento, cinco países que realizaron ensayos nucleares antes de 1967 son considerados como potencias nucleares oficiales: EE.UU., Rusia, Francia, Gran Betaña y China. Estas potencias son las únicas autorizadas a detentar armas nucleares según los términos del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) de 1968, que implica acuerdos de garantía con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

    Sin embargo, India y Pakistán, que tienen seis ensayos cada uno en su haber, no han suscrito las obligaciones del TNP y son también potencias nucleares de hecho, lo mismo que Israel, que según fuentes internacionales tendría un centenar de armas nucleares pese a no haberlo anunciado nunca.
  • Dejá tu comentario