Sarkozy terminó vacación y atacó a sus críticos

Mundo

París (EFE, AFP, Reuters, ANSA) - El presidente electo francés, Nicolas Sarkozy, respondió ayer a las críticas de la oposición por sus vacaciones a bordo de un yate de lujo, que según él, no costaron un euro al contribuyente y tenían por único fin «reencontrarse con su familia» después de una intensa campaña.

«No entiendo de dónde viene esta polémica. No tengo intención de esconderme, de mentir o de pedir disculpas», declaró Sarkozy en Malta, donde se retiró para descansar después de ser elegido el domingo en las presidenciales.

El yate Paloma en el que realiza este crucero de tres días pertenece al millonario francés Vincent Bolloré, que según Sarkozy se lo prestó generosamente. «Hace 20 años que me invita y 20 años que le digo que no. Me invitó a su barco y podría haberlo hecho también a su casa. No veo dónde está el problema», aseguró el futuro presidente, quien confió en que los franceses sean lo suficientemente «lúcidos» para diferenciar entre la «polémica política y la realidad».

«No voy a tomarme ocho días, sino dos y medio. Creo que nadie puede negármelo. Necesitaba reencontrarme con mi familia. Con todo lo que sufrieron, tengo derecho a estar con ellos lo más tranquilamente posible», declaró Sarkozy. «Regreso esta tarde (ayer) y mañana (hoy) por la mañana estaré en mi oficina. Quiero asumir mis funciones lo más tranquilo posible», agregó.

Al conocer las declaraciones del magnate, Sarkozy deseó a la economía francesa «muchos empresarios como Bolloré» y otros famosos hombres de negocios, propietarios de firmas de lujo o grupos de comunicación porque «son capaces de invertir y crear empleos».

Con una fortuna personal de 2.100 millones de euros, Bollore se convirtió en dos años en un magnate de las comunicaciones, dueño de tres diarios de distribución gratuita, uno de ellos junto con «Le Monde», un canal de televisión digital (Direct 8) y participación en varias producciones de cine y televisión.

Mientras tanto, las movilizaciones de jóvenes en contra de Sarkozy continuaron en la Plaza de la Bastilla, donde cerca de 800 estudiantes de la Universidad París 1 y Panteón-Sorbona, votaron el inicio de una huelga y el bloqueo del centro universitario de la calle Tolbiac. Otros se reunieron además en las universidades de Saint Denis y Lille, mientras que nuevas asambleas están previstas para hoy en Nanterre y la Sorbona.

  • Prioridad

    «Es totalmente inaceptable que una minoría extremista, mostrando su desprecio por la democracia, intente oponerse a la promulgación por parte del presidente del programa de la República», sostuvo el ministro de Educación Superior, Francois Goulard.

    Sarkozy prometió hacer de la reforma a la educación superior una prioridad y quiere presentar una ley antes del final del verano boreal para dar a las universidades mayor autonomía, entregándoles el poder para contratar y despedir personal, establecer salarios y manejar sus activos.

    Asimismo dijo que los centros de estudios deberían concentrarse más en los cursos vocacionales, ser animadas a buscar financiamiento externo y tener mayor dominio para expulsar a los estudiantes con bajo rendimiento.

    Por su parte, el Ministerio del Interior informó que en la noche del martes hasta ayer, 200 automóviles fueron quemados y 80 personas detenidas. Es la primera vez que la elección de un presidente desata tal reacción en Francia, «inaceptable» para el titular de la cartera, Francois Baroin. Según fuentes policiales, desde el domingo fueron arrestadas más de mil personas e incinerados 1.400 coches.
  • Dejá tu comentario