Se asoma Tailandia a guerra civil

Mundo

Bangkok (DPA, EFE, AFP) -Escenas propias de una guerra civil se desarrollaron ayer frente al Parlamento tailandés en Bangkok, con un violento enfrentamiento entre manifestantes opositores y la policía, que se saldó con dos muertos y al menos 380 heridos. La gravedad de los choques obligó a huir del edificio al primer ministro, Somchai Wongsawat, en momentos en que lo cercaban miles de manifestantes opositores.

Las autoridades se niegan a declarar el estado de sitio, pero el Ejército comenzó a desplegar tropas desarmadas alrededor del Parlamento para asistir a la policía, informó un portavoz militar.

En un primer incidente, 70 personas resultaron heridas, varias de gravedad, ante la resistencia de los manifestantes cuando la policía intentó dispersarlos con gases lacrimógenos cuando cercaban el Parlamento. La policía logró abrir paso a diputados de las cámaras baja y alta para celebrar la sesión en la que se anunciaría la nueva política del gobierno.

Al menos dos manifestantes perdieron sus piernas debido a la explosión de bombas de gas lacrimógeno, mientras que a otro le fue arrancada una mano. Según algunos testigos, la policía también disparó balas de goma.

Los manifestantes, próximos a clanes familiares muy influyentes en Bangkok, se retiraron de la zona brevemente, pero regresaron después reforzados y armados con porras, palos de golf y cócteles molotov, para bloquear los alrededores del Parlamento. La policía volvió entonces a intervenir para ayudar a unos 300 diputados que habían quedado atrapados en el edificio cercado. En esos incidentes se produjeron las dos muertes.

Los manifestantes asaltaron un puesto policial cercano al Parlamento. «Esto es una barba rie», contó un hombre de 53 años herido en la cabeza. «No habíamos pensado que la policía nos atacaría.» El vicejefe de gobierno, Chavalit Yongchaiyudh, asumió la responsabilidad de la operación policial y renunció.

La opositora Alianza Popular para la Democracia (PAD) exige la disolución del Parlamento y acusa a Somchai de ser un títere del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, derrocado hace dos años por el Ejército. Somchai es, además, cuñado de Thaksin.

Miles de seguidores de la PAD marcharon la noche del lunes hacia el Parlamento para impedir que las dos cámaras legislativas celebraran la sesión para aprobar el nuevo informe político del gobierno. No lograron impedirlo, pero tras dar lectura a su informe, el primer ministro Somchai Wongsawat tuvo que huir en helicóptero.

Las protestas de la PAD, una alianza extraparlamentaria, comenzaron el 26 de agosto, cuando sus seguidores -apoyados por ex militares, empresarios e intelectualestomaron la sede del gobierno, que la mantienen ocupada hasta hoy. El entonces primer ministro, Samak Sundaravej, fue destituido por su actividad paralela como cocinero televisivo, pero su sucesor, Somchai Wongsawat, también pertenece al principal partido, rechazado por la oposición.

El dimitido viceprimer ministro fue nombrado por Somchai para negociar la paz con la PAD, pero sus planes cayeron en saco roto cuando la policía arrestó a los máximos dos líderes de la oposición el viernes y el domingo, acusados por la ocupación de la sede del gobierno.

En medio de la oposición existe el temor de que el nuevo gobierno intente restaurar la Constitución de 1997, que allanó el camino al ascenso al poder de Thaksin en 2001 y permitió a su partido, el Thai Rak Thai, dominar la política tailandesa hasta 2006 sin estar sometido al control de órganos independientes.

Dejá tu comentario