España le exige a la UE un plan Marshall como en la II Guerra Mundial

Mundo

El socialista presentará una propuesta para extender el confinamiento de la población hasta el 11 de abril. "Lo peor está por llegar", advirtió.

Madrid - El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afirmó que “Europa está en guerra contra el coronavirus” y que no “hay excusas que valgan” para escatimar recursos contra la pandemia y para reducir sus efectos sobre el tejido productivo y el empleo, por lo que propuso un plan Marshall para la Unión Europea (UE).

Durante una conferencia de prensa televisada desde La Moncloa tras su encuentro virtual con los presidentes de las comunidades autónomas, Sánchez defendió que la UE debe llevar a cabo “la mayor movilización de recursos materiales de su historia porque Europa está en guerra contra el coronavirus” y tiene que responder “con todas sus armas”.

“No hay excusas que valgan para movilizar todos estos recursos”, reiteró Sánchez, quien apuntó que la UE “debe poner toda la carne en el asador” porque esta crisis es “simétrica”.

Para el jefe del Ejecutivo, se trata de una situación que afecta por igual a todos los países de la UE y, por tanto, no caben sólo una respuesta nacional, sino que es necesaria una “respuesta europea”. “Defendemos cosas tan lógicas que costaría mucho que la UE no asumiera”, reiteró Sánchez.

En este sentido, enumeró las medidas que España defendió en las últimas semanas, como articular un “gran plan Marshall de inversiones públicas” para el conjunto de la UE, así como relajar las normas del Pacto de Estabilidad o la emisión de eurobonos para mutualizar la deuda, a los que se refirió como “coronabonos”.

Asimismo, defendió la necesidad de crear un fondo europeo de desempleo como prestación “complementaria” a las prestaciones por desempleo nacionales y, finalmente, abogó por que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) “ampare” las medidas de liquidez que están poniendo en marcha los gobiernos nacionales. “Cuanto antes llegue la respuesta, mejor”, añadió.

Sánchez dijo que se trata de una crisis “sobrevenida, que nadie preveía” y que no está relacionada con fallos en la regulación de un determinado sector, sino que se trata de una emergencia de salud pública, por lo que las instituciones europeas deben ser “sensibles” y tener “empatía” con la sociedad.

“Estamos haciendo un esfuerzo fiscal extraordinario y lo vamos a seguir haciendo en los próximos meses, por lo que es muy importante que la respuesta no sea solo local. Europa es mucho más que compartir un mercado único, es una filosofía de protección de los derechos humanos y tiene que poner toda la carne el asador”, subrayó.

Además de su propuesta, Sánchez anunció su intención de prorrogar hasta el 11 de abril el confinamiento de la población para frenar la pandemia, que se cobró en su país 1.720 vidas, 394 de ellas en las últimas 24 horas.

La enfermedad se expande con virulencia. Ya hay más de 28.500 infectados y el propio gobernante socialista anticipó que “lo peor está por llegar”, en momentos en que las autoridades movilizan todo tipo de recursos para descongestionar un sistema sanitario al límite y diezmado por el contagio de casi 3.500 de sus profesionales.

Desde hace una semana, los 46 millones de españoles viven en un confinamiento casi total, únicamente autorizados a salir de sus casas para salir a trabajar o para realizar actividades de primera necesidad. Algunas regiones como Cataluña o Andalucía reclaman a Sánchez un confinamiento más severo que prohíba toda actividad laboral no imprescindible.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario