Un izquierdista, un liberal y Keiko Fujimori peleaban en Perú por dos lugares en el balotaje

Mundo

Lima - En medio de una fuerte desconfianza del electorado hacia los partidos políticos, de una severa crisis institucional y de una pandemia que está provocando estragos inéditos, los peruanos concurrieron ayer a las urnas para elegir a su próximo presidente y a los 130 miembros del Congreso unicameral. De acuerdo con una encuesta a boca de urna difundida al cierre de esta edición, el candidato de izquierda radical Pedro Castillo quedaba en primer lugar y debería enfrentar al economista liberal Hernando de Soto o la candidata de derecha populista Keiko Fujimori en el balotaje del 6 de junio.

De acuerdo un sondeo a boca de urna de la firma Ipsos Perú, Castillo, un profesor y sindicalista de 51 años, habría obtenido el 16,1% de los votos, mientras que De Soto y Fujimori empataban con 11,9%.

Asimismo, el legislador centrista Yonhy Lescano recogía 11% y el empresario derechista Rafael López Aliaga, 10,5%, según divulgaron Panamericana TV, la radio RPP y los diarios El Comercio y La República.

Más atrás aparecía la izquierdista Verónika Mendoza, con 8,8%.

El crecimiento de Castillo, registrado sobre el final de la semana por las encuestas, provocó una fuerte caída de la moneda nacional.

Este docente de 51 años dirigió a miles de colegas en una huelga nacional que se prolongó por casi 80 días entre junio y septiembre de 2017, en demanda de un aumento salarial y la derogación de un cuestionado sistema de evaluación de los docentes. El paro dejó sin clases a 3,5 millones de alumnos de escuelas públicas de todo el país y arrinconó al entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski.

“Planeamos cambios, no parches o reformas como otros candidatos de izquierda”, afirmó Castillo en la campaña.

Su propuesta electoral se basa en una tríada: salud, educación y agricultura. También prevé convocar a una Asamblea Constituyente para elaborar en seis meses una nueva Carta Magna para dar por tierra con el actual modelo económico de libre mercado. La campaña estuvo marcada por la apatía, con un 28% de indecisos hasta el último día, y por el hartazgo de la población al término de un quinquenio marcado por las convulsiones, en el que gobernaron sucesivamente cuatro presidentes: Pedro Pablo Kuczynski, Martín Vizcarra, Manuel Merino y, finalmente, Francisco Sagasti.

De los diez presidentes que ha tenido Perú tras el fin del régimen militar en 1980, siete fueron condenados, están salpicados por escándalos o tienen investigaciones de la fiscalía en curso.

Todos los expresidentes vivos enfrentan condenas por corrupción: Alberto Fujimori está preso, Alejando Toledo espera en EE.UU. con arresto domiciliario el resultado de un pedido de extradición, Ollanta Humala cumple un régimen de libertad controlada y Kuczynski, detención domiciliaria. Alan García se suicidó hace dos años.

Además de la crisis de confianza en la política y de la crisis institucional, Perú sufre por la segunda ola de la pandemia, que registra cifras récord de contagios y muertes.

Los casos de covid-19 promediaron 9.667 por día la semana pasada, la cifra más alta en 13 meses de pandemia en el país, y el sábado hubo un récord de 384 muertos, casi el doble que la cifra diaria de las últimas 10 semanas.

Mientras unos peruanos votaban, decenas de otros hacían fila afuera de locales de venta o donación de oxígeno en Lima para conseguir una recarga para un familiar con covid-19, observaron periodistas.

Debido a la emergencia, la economía se hundió 11,12% el año pasado.

Perú acumula 54.669 muertos por covid-19 y 1,6 millones de casos. Reflejo de la frágil situación sanitaria es que seis candidatos han contraído el nuevo coronavirus, tres de ellos en la última semana: George Forsyth, José Vega y Marco Arana.

Dejá tu comentario