En verano, el turismo le ganó a la pandemia

Municipios

Para la sorpresa general, los números en muchas localidades superaron las expectativas. Balance de los municipios. Después de marzo, ¿qué?

La pandemia arrasó con muchas empresas vinculadas al sector turístico durante 2020. La temporada de verano era una incógnita. Con muchas reservas de último momento por las cuestiones sanitarias conocidas, los destinos se fueron amoldando como pudieron. Lo mismo sucedió con cientos de empresas prestadoras de servicio.

Así, uno de los sectores económicos más perjudicados por el covid-19 comenzó a hacer girar la rueda con el objetivo de poder transitar un verano “aceptable”.

Para sorpresa de propios y extraños, el presente encuentra a muchas localidades trabajando casi a pleno, como es el caso de los destinos de la costa o algunos del sur. Otros, en cambio, hacen equilibrio, a la espera de una reactivación total.

El mercado de proximidad picó en punta y a dos meses del inicio del verano, la Costa Atlántica ya se puede considerar como el gran ganador. Mucha gente ha priorizado la cercanía a la Capital Federal, entre otros beneficios. Pero no todos los destinos corrieron la misma suerte. Los números del partido de Villa Gesell hasta el momento son muy buenos. Está por encima del promedio de ocupación hotelera y según cifras del área de turismo local, recibió casi 800 mil personas en lo que va de la temporada. “Si bien en términos económicos no es óptima la temporada, porque algunos sectores no llegan a obtener la rentabilidad necesaria, el saldo es positivo. Nuestro promedio de ocupación es de alrededor del 70% en el partido, habida cuenta de que en localidades como Las Gaviotas, Mar de las Pampas y Mar Azul, la ocupación supera el 90%”, afirma el secretario de turismo de Villa Gesell, Emiliano Felice.

La explicación de que Gesell esté por encima del promedio general de camas ocupadas es que, a diferencia de otros destinos, la ciudad tiene un componente mayor de departamentos con servicios, aparts y cabañas, que fueron los alojamientos más demandados durante el verano.

“El escenario que veo en el futuro es la continuidad de la actividad. Para marzo lanzamos un programa de beneficios y descuentos en hotelería, gastronomía y balnearios llamado #QuedateVerano que esperamos tengan buenos resultados. La vacunación va a ayudar mucho. La temporada baja nos va a encontrar activos, sobre todo en feriados largos y feriados puente”, se entusiasma Felice.

En Pinamar la radiografía de la temporada es parecida a la de su vecina Gesell. “A pesar de transitar una temporada sumamente atípica a la que hubo que adaptarse con rapidez y accionar coordinadamente con el sector privado para hacer frente a un verano que diera seguridad a nuestros turistas, podemos decir que el balance ha superado ampliamente las expectativas”, analiza Juan Ibarguren, Secretario de Turismo de esa localidad.

“El último fin de semana largo de febrero y a pesar de la lluvia por ejemplo, la ocupación hotelera fue del 82% al 98% según las diferentes localidades del partido, en tanto los alquileres de casas y departamentos particulares alcanzaron valores promedios del 80%. Para marzo naturalmente y teniendo en cuenta el inicio de las clases los índices de ocupación comienzan a disminuir pero estamos registrando en promedio los mismos niveles de reservas que años anteriores”, acota Ibarguren y sigue: “Para potenciar el turismo en lo que queda de la temporada, junto al sector hotelero estamos brindando importantes descuentos en las tarifas de alojamiento que se podrán ver en la web de pinamar.tur.ar/marzo”.

Sin dudas, la voz de Mar del Plata no puede faltar a la hora de hacer un balance del turismo. Federico Scremin, presidente del EmTur de “La Feliz”, sostiene que “desde la reapertura turística el 1 de diciembre vinieron más de 2 millones de turistas. Es difícil comparar con temporadas anteriores ya que es totalmente atípica. Nos gustaría tener mayor ocupación hotelera y que todos los prestadores turísticos puedan incrementar sus ingresos, pero entendemos que como sucedió a nivel mundial, esta recuperación toma tiempo. Igualmente vimos que la gente tomó confianza una vez que se fueron las dudas acerca de la confirmación de la temporada”.

A partir de marzo, Mar del Plata se enfocará en los fines de semana y en el turismo de cercanía, “pero también en el resto del país y en la vuelta en el mediano plazo del turismo de reuniones. Por otra parte, si sigue mejorando la situación sanitaria, podría haber más actividades permitidas que sirvan como traccionador de turismo durante todo el año”, se ilusiona Scremin.

“Vamos a trabajar con el ámbito privado entendiendo que venimos del año más duro para la historia del turismo y de que todavía falta para una reactivación plena. Pero seguiremos siendo creativos y acompañando al sector”, agrega.

1.jpg

Actividad moderada en el Litoral

El Intendente de la entrerriana Concordia, Alfredo Francolini, explica que “la temporada turística viene con una actividad moderada, que no escapa a la realidad de la pandemia. Pero la recuperación gradual del sector y el movimiento registrado durante el fin de semana de Carnaval renueva la expectativa en lo que puede llegar a ocurrir en lo que resta del año”.

“Hoy tenemos que poner lo mejor de cada uno para contribuir a la reactivación de esta actividad tan importante para la ciudad pero cumpliendo estrictamente las normas y protocolos vigentes para cuidar la salud de todos. En este sentido, podemos garantizar al turista la posibilidad de un verano cuidado, seguro, confiable; para que disfrute de todo lo que puede ofrecerle Concordia sin poner en riesgo su salud”, afirma Francolini.

El jefe comunal concordiense confía en que el 2021 va a ser mejor que el 2020. “Vamos a tener un año mejor. Estamos trabajando mucho, principalmente junto al sector privado, para lograr que así sea. Concordia tiene de todo y en esa variedad está la fortaleza de su oferta turística, que se mantiene vigente durante todo el año, posicionando a nuestra ciudad como uno de los centros turísticos con mayor potencialidad de crecimiento si en el país se recupera plenamente la actividad”, concluye.

El norte, con balance aceptable

En destinos referentes del norte del país la situación es similar a la del resto del país. “El 2020 ha sido un año muy duro y atípico. Pero desde que firmamos en diciembre el tratado de libre circulación con todas las provincias del norte argentino, empezamos a revivir. Primero con tímidos movimientos, incluso con mucho miedo de parte del sector empresario. Y la verdad que a la par de un gran trabajo de concientización de todos los sectores participantes en la cadena turística, logramos resultados sorprendentes. Hoy podemos decir que nos va bien”, cuenta Jorge Mukdise, intendente de Termas de Río Hondo, Santiago del Estero.

Para acompañar al sector, el municipio condonó las tasas de actividad comercial para todas las empresas ligadas con el turismo, “lo cual tiene un fuerte impacto para el municipio”, aclara el jefe comunal. También permitieron el uso del espacio público para que los restaurantes y bares puedan colocar mesas afuera y habilitaron a hoteles a ofrecer opciones gastronómicas en espacios abiertos. “El sector privado ha hecho un gran esfuerzo también. Ellos son sobrevivientes y hoy pueden trabajar”, opina Mukdise, quien se muestra entusiasmado de cara al futuro: “Ojalá la pandemia nos permita volver con normalidad a la actividad que le dio origen y fundamento a esta ciudad, que es el turismo. Estamos convencidos de que así será”, concluye.

Yamil Sarruff, Intendente Municipal del Departamento General Felipe Varela, en La Rioja, cuenta que “desde diciembre cuando se habilitó el turismo a nivel interno, nuestras empresas del sector se han reactivado de a poco. Y en enero con la apertura a nivel nacional se movió un poco más, logrando un aceptable porcentaje de ocupación hotelera. De aquí en adelante y pensando en Semana Santa, el porcentaje de reservas ronda el 20%. Tenemos esperanza que estos números vayan creciendo conforme comiencen a pasar los días”.

El sur, con números prepandemia

El Secretario de Turismo de Bariloche, Gastón Búrlon, explica por qué este destino registra números similares a los que tenía antes de la pandemia (el promedio de ocupación rondó el 60%). “Definitivamente la temporada de verano superó las expectativas. Las playas, las calles y los senderos de montaña se vieron colmados de turistas. Es de mencionar que más del 50% de los turistas que vinieron lo hicieron a través del plan Pre Viaje lanzado por el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación”, menciona el funcionario.

Al igual que en otros destinos, los viajeros, en su gran mayoría, se volcaron al segmento de departamentos, cabañas y casas de alquiler; que hoy tienen un porcentaje más alto de ocupación que la hotelería tradicional. El pernocte promedio en la ciudad es de 4,7 noches, y el gasto promedio es de 5.800 pesos por persona por día.

La conectividad aérea fue una gran aliada. “Hemos recuperado con Aerolíneas Argentinas la conectividad que teníamos pre pandemia, inclusive hasta con más ofertas de asientos ya que están volando -algunos vuelos, no todos- con aviones grandes de 320 pasajeros, a diferencia de los que vienen habitualmente de 180 asientos. Además de Fly Bondi y Jet Smart, llegando a un promedio de 14 vuelos diarios”, explica Búrlon.

Dejá tu comentario